¡RESIDUOS INVISIBLES!

¡RESIDUOS INVISIBLES!

Semana del 21 al 29 de noviembre 2020

Convoca: Comité Directivo Europeo (CDE)

Del 21 al 29 de noviembre se celebra en toda Europa, la Semana Europea de Prevención de Residuos (EWWR -European Week for Waste Reduction) de este año 2020 y que desde 2009 la convoca el Comité Directivo Europeo (CDE).

 

OBJETIVO

El objetivo es concienciar y promover la realización de diferentes acciones de prevención y gestión sostenible de residuos y, además, la celebración anual del Premio Europeo de la Prevención de Residuos, en el que participan y se seleccionan las actividades más innovadoras, originales y ejemplarizantes organizadas a lo largo de la semana del año respectivo.

Las acciones propuestas por Administraciones Públicas, empresas y particulares se enfocan en el ámbito de la Agenda 2030, donde EMESA Prevención es socia de la Red Española, con tres objetivos:

  • Reducción de residuos
  • Reutilización de productos
  • Reciclaje de materiales

Este año 2020 se promueve el slogan de la campaña de “Residuos invisibles”

Principales objetivos generales de este día

    • Sensibilizar a la población sobre la prevención de residuos, reutilización de productos y el reciclaje de ciertos tipos de materiales.
    • Destacar y dar visibilidad a todas las organizaciones y personas que participen en la Semana Europea de la Prevención de Residuos.
    • Animar a los ciudadanos a que reduzcan su cantidad de residuos, reutilicen aquellos que pueden, reciclen y mantengan limpia toda Europa.
    • Idear y generar nuevas formas de capacitación en materia medio ambiental.
    • Medir el impacto de los resultados obtenidos

 

RESIDUOS DURANTE LA PANDEMIA

residuos durante la pandemia

Durante la epidemia por SARS-CoV-2, ha proliferado el consumo de alimentos envasados recubiertos de plásticos y la utilización temporal de otros productos que incrementan los residuos: guantes, mascarillas, envases de geles, pantallas faciales, Epis desechables, envases de test rápidos, etc…

Estos elementos amenazan, lo señala la WWF, a la fauna marina exactamente igual que una bolsa convencional, pues cetáceos, tortugas y otras especies los confunden igualmente con medusas u otras presas. Por ello, la WWF recomienda alternativas, como «reducir el consumo de guantes lavándose y desinfectándose las manos frecuentemente y en profundidad y, si estamos en la calle, usando gel hidroalcohólico».

En cuanto a las mascarillas, se aconsejan las reutilizables (que cumplan con la normativa), pues pueden lavarse varias veces. Tanto guantes como mascarillas desechables deben arrojarse al contenedor gris, nunca al amarillo ni al marrón. (ODS 14 y ODS 15).

objetivos de desarrollo sostenible

 

Pero hay otros residuos invisibles, me refiero a los restos genéticos del virus que, desde la orina y heces de los contagiados, llegan a los colectores y de allí a las depuradoras. (ODS 6).

rastros genéticos covid 19

 

El coronavirus SARS-CoV-2, deja un rastro genético (ARN) que se mantiene en el cuerpo de los infectados durante dos/tres semanas y es expulsado mediante heces, orina y otros métodos de secreción a las redes de saneamiento desde el primer momento de la infección, sea o no asintomático. Haciendo toma de muestras de las aguas residuales, se puede monitorizar la epidemia y constituir un método muy importante y efectivo de rastreo, aunque los residuos sean invisibles.

También el uso masivo de geles hidroalcohólicos, utilizado para protección contra el contacto del virus, aunque esta catalogado como no perjudicial para el medio ambiente, si debe mantenerse el producto alejado de los desagües y de las aguas superficiales y subterráneas.

INFECCIÓN POR VIRUS SARS-CoV-19 EN PACIENTES CON ANTECEDENTES DE VARICES

INFECCIÓN POR VIRUS SARS-CoV-19 EN PACIENTES CON ANTECEDENTES DE VARICES

Las varices son venas dilatadas que impiden que la sangre retorne con normalidad al corazón. Normalmente se producen en los miembros inferiores, pero a veces pueden darse en otras localizaciones. Las venas tienen unas válvulas para impedir que la sangre vuelva en la otra dirección, y si estas son incompetentes la sangre puede acumularse en las venas ocasionando que estas se hinchen.

Es un proceso muy frecuente, más en mujeres, e influyen también factores genéticos, hormonales, posturales, edad, etc. Durante el embarazo pueden producirse o agravarse.

Los síntomas que producen incluyen cambios de color y dilatación de las venas, dolor, pesadez de piernas, hinchazón, prurito, etc. Y en algunas ocasiones pueden tener alguna complicación como flebitis, hemorragias, trombosis venosa o alteraciones dermatológicas.

Normalmente el diagnóstico es clínico por exploración, pero a veces se necesita complementar con pruebas de imagen como la ecografía Doppler.

 

¿Qué hacer para prevenir la aparición o empeoramiento de las varices?

    • Evitar el sobrepeso y la obesidad.
    • Hacer ejercicio de forma regular.
    • Evitar ropa apretada.
    • Evitar permanecer en bipedestación largos periodos.
    • Evitar cruzar las piernas al sentarse.
    • Cuando se esté reposando es aconsejable mantener las piernas un poco elevadas.
    • Realizar duchas alternando agua fría y caliente.
    • Evitar exposición al calor excesivo.
    • Utilizar medias de compresión.
    • Uso de determinados fármacos pautados por su médico.

Si los cambios en el estilo de vida no dan resultados, podría ser necesario realizar algún procedimiento médico-quirúrgico como escleroterapia mediante inyecciones, láser o cirugía. Pero en ocasiones pueden volver a aparecer nuevas varices.

 

Varices e infección por el virus SARS-CoV-19

 

Pero ¿qué relación puede tener las varices y la infección por el virus SARS-CoV-19?

coágulo sanguíneo

Entre las complicaciones que, a lo largo del periodo de confinamiento se han dado en pacientes con varices, se ha observado la aparición de trombosis tanto en personas infectadas como en las no infectadas. El riesgo de producirse trombos venosos aumenta considerablemente con el reposo y la disminución de rutinas de movimientos durante el confinamiento. Junto al sedentarismo, lo favorece la edad superior a 70 años, el sobrepeso, los antecedentes de enfermedad oncológica, o la trombofilia.

En el caso de personas que son positivas al virus, el proceso inflamatorio de los vasos sanguíneos puede desencadenar una liberación de los trombos dentro de los vasos y viajar a otros órganos como el corazón, pulmones, cerebro, etc.

Una de las complicaciones más graves es el Tromboembolismo Pulmonar (TEP) que puede ser incluso asintomático y evolucionar con dolor costal, dificultad respiratoria (disnea), mareos, pérdida de conocimiento e incluso muerte súbita.

La incidencia de las trombosis en pacientes que han tenido COVID-19 no se conoce actualmente, aunque se considera que puede afectar hasta en un 50% de los pacientes infectados, especialmente en aquellos enfermos críticos de las UCIs.

Los antecedentes de haber padecido un ictus empeoran el pronóstico de COVID-19 y aumenta 3 veces el riesgo de fallecer por COVID-19. Aunque el ictus no está entre las complicaciones principales del coronavirus, el virus tiene la capacidad de producirlo, ya que al aumentar la coagulación de la sangre se favorece la aparición de trombos.

 

¿Cómo evitar las trombosis en el sistema venoso?

La mejor prevención es hacer ejercicio. Andar, contraer los gemelos y hacer movimiento de bicicleta con las piernas en alto.

En los pacientes que han desarrollado la infección precisando ingreso y por tanto encamados el tratamiento preventivo es la administración de heparina de bajo peso molecular (HBPM).

El estudio del Dímero D, como factor pronóstico puede resultar muy interesante, ya que tener niveles elevados de dímero D por encima de 3.000 se asocia con un riesgo hasta 18 veces superior.

text fibrinogen

Tabla de ejercicios recomendados

Adjuntamos tabla de ejercicios recomendados.

Tabla de ejercicios recomendadosTabla de ejercicios recomendados_2

Ejercicios en casa

Encontrarás estos ejercicios fáciles de realizar ya que los puedes practicar cómodamente en tu casa.

ejercicios en casaejercicios en casa_2

 

Ejercicios en el trabajo

En el trabajo, si permaneces mucho tiempo sentada, sin interrumpir tus tareas, puedes realizar los siguientes ejercicios.

ejercicios en el trabajo

DECÁLOGO DE MEDIDAS PREVENTIVAS FRENTE AL SARS-CoV-2

DECÁLOGO DE MEDIDAS PREVENTIVAS FRENTE AL SARS-CoV-2

PARA GANAR LA BATALLA AL VIRUS HAY QUE IR POR DELANTE

 

Desde EMESA Prevención estamos convencidos que la batalla contra el virus no debe basarse sólo en el estudio de cifras epidemiológicas y según sus alteraciones o desviaciones proponer medidas correctoras. Eso fue al principio, pero ahora conocemos más cosas y disponemos de mas medios para adelantarnos y evitar los contagios.

La mejor forma de prevenir un contagio es no estar en contacto con el virus, no obstante, hay muchas medidas preventivas que se debían implantar simultáneamente, porque no son contradictorias, para posicionarnos por delante del virus y adelantarnos a sus consecuencias.

La principal estrategia es aislar a los contagiados, para atajar su expansión y propagación desde la fuente de contagio. Su confinamiento debe ser inmediato, pero para ello hay que conocer que individuo es portador del virus, aunque sea asintomático.

Debemos pues utilizar bien las medidas protectoras básicas para prevenir y simultanear con el rastreo de posibles casos. Para ello es conveniente el uso de los diferentes test diagnósticos que poseemos para detectar asintomáticos en los contactos que nos indiquen los rastreadores, la utilización de radar COVID como tecnología colaboradora de rastreo, junto a las alarmas que nos indiquen desde el estudio de las aguas residuales de determinadas zonas, nos indicará la estrategia a seguir en espera de la vacuna.

Uso de barreras protectoras

Las mamparas de protección entre personas, por ejemplo, en mostradores de información, son una barrera física que ayuda a reducir, no eliminar, las posibilidades de contagio del SARS-COV-2 y otros agentes patógenos de transmisión aérea, como la gripe estacional, aumentando la seguridad de las personas

Mascarillas y pantallas faciales

  • Uso de mascarillas

Las mascarillas son una barrera anti-contagio muy importante, muy asequibles y de eficacia demostrada. Evitan en general que te contagies y que puedas tu contagiar, aunque las hay con muy distintas propiedades y fiabilidad.

Hay dos tipos de mascarillas las quirúrgicas y las filtrantes (autofiltrantes).

  • Las mascarillas quirúrgicas protegen de las salpicaduras de los fluidos y se emplean en cirugías, protegen mas al resto de las personas que a quien la lleva.
  • Las mascarillas filtrantes son EPIs están homologadas y protegen al usuariode la inhalación de cualquier contaminante ambiental –en partículas o aerosoles– tales como agentes patógenos, agentes químicos, antibióticos, citostáticos, etc. Son las denominadas FFP1, FFP2 o FFP3.

En Abril 2020, ante la falta de existencias el Gobierno autorizó el uso de las higiénicas de barrera, que no son EPIs y no están homologadas, ni consideradas como producto sanitario.

  • Uso de pantallas faciales

Las pantallas faciales deben considerarse como una barrera más, pero es incompleta ya que al ser abierta permite al virus en el ambiente desplazarse y entrar lateralmente. Puede utilizarse sobre una mascarilla y protege de salpicaduras directas.

pantallas faciales

 

Distancia Interpersonal

  • Definir circuitos de circulación de las personas en los locales cerrados.
    • Para mantener la distancia interpersonal, mal llamada distancia social, es necesario establecer circuitos de circulación en los locales de trabajo, evitando encuentros e interacciones con otras personas. Circuitos de entrada y salida del local, marcas en el suelo para delimitar las distancias, marcas para no acercarse a los mostradores, etc.

    • Determinar y reducir el aforo del local.
      • Se debe conocer el aforo del local y reducir porcentualmente dicho aforo en base a las posibilidades del local para mantener las distancias interpersonales. Esta recomendación sirve también para el uso de los ascensores, escaleras, parking, etc.

      • Restricción de uso de mobiliario.
        • Es preciso reducir, retirar o clausurar mobiliario superfluo, al igual que prospectos de propaganda, revistas, periódicos, etc., para su recogida por el público.

        Higiene y lavado de manos

        • Uso de Hidrogel con frecuencia.
          • La presencia y utilización de lavarse las manos con hidrogel a la entrada a los locales. es un simple acto que nos puede prevenir del contacto de virus, bacterias y otras enfermedades que se transmiten a través del contacto. Lavarte con agua y jabón con una frecuencia de cinco o seis veces al día preserva de muchos contagios.

          • Limpieza de timbres, pomos, barandillas, lápices, etc.
            • Reducir al máximo el uso de lápices, bolígrafos, carpetas, documentos, dinero, etc., que utilicen simultáneamente empleados y público. Una limpieza muy frecuente de pulsadores de timbres, pantallas de pedir número para ventanillas, pomos, barandillas, etc.

            • Limpieza de suelas de zapatos.
              • El uso de alfombras con antisépticos, para la limpieza de suelas de los zapatos, hace que los virus y bacterias que pisamos en el exterior no los introduzcamos en los locales de trabajo. En algunos casos como en locales sanitarios los empleados utilizan zapatos de trabajo dentro del local y en guarderías por ejemplo, llevar doble zapato para utilizar dentro y fuera del local.

              Ventilación de los locales

              La renovación de aire en los edificios y en los locales de trabajo es el parámetro más importante. Si es posible, se recomienda un mínimo de 12,5 litros por segundo (l/s) y ocupante, que es el valor que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios atribuye a un aire de buena calidad.

              Para asegurar este valor mínimo, se puede trabajar en dos direcciones: aumentar la ventilación asegurando la limpieza de la maquinaria y ventilando manualmente abriendo las puertas y ventanas junto a disminuir la ocupación de los espacios cerrados.

              Análisis de aguas residuales

              La vigilancia microbiológica en aguas residuales puede utilizarse como un indicador epidemiológico para la detección de la circulación del virus en la población. Determina la presencia de fragmentos del ARN del SARS-CoV-2 en las aguas de entrada a la depuradora alertando sobre sobre la propagación de la enfermedad y también puede emplearse para analizar algunas zonas de baño, playa, ríos, etc. Sirve para realizar un mapa de muestreo de las aguas residuales y poder establecer el correspondiente estudio epidemiológico de la zona estudiada.

              Rastreo y atención primaria

              Muy importante es la figura del rastreador que desde Atención Primaria realiza el seguimiento del caso contagiado y una precoz identificación y localización de los contactos estrechos del caso (con o sin síntomas), para citar a realizar las pruebas diagnósticas correspondientes. Una buena red de rastreadores es fundamental para evitar la propagación del virus.

              Implantación nacional de Radar COVID

              Radar COVID es una aplicación diseñada y dirigida por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial del Gobierno de España para rastrear la propagación del coronavirus (COVID-19), que lo explica así:

              1. Radar COVID te avisa de manera anónima del posible contacto que has podido tener en los últimos 14 días con una persona que haya resultado infectada utilizando la tecnología Bluetooth de bajo consumo.
              2. Radar COVID además permite:
                – Comunicar de forma anónima tu diagnóstico positivo.
                – Comunicar la exposición de forma anónima a las personas con las que has estado en contacto
              3. Radar COVID garantiza la seguridad y privacidad y es 100% anónimo. Por ello no se solicita ni tu nombre, ni tu teléfono, ni tu correo electrónico

              Uso de Test rápidos de detección

              a. Test de detección de anticuerpos

              1. Test rápidos cualitativos IGG e IGM.
              2. Son pruebas de detección rápida, el resultado se conoce a los 15 minutos, mediante una toma de muestra de sangre por pinchazo en un dedo. Detecta la presencia de anticuerpos IGM e IGG, pero no los cuantifica. Como la fiabilidad de la prueba no llega al 100%, puede existir falsos negativos en pacientes que no lo son. La prueba se realiza en el establecimiento sanitario acreditado del SPA lo que permite tomar decisiones sobre el resultado por su Médico del Trabajo.

                 

              3. Test serológicos métodos ELISA y CLIA.
              4. Estas pruebas se realizan mediante extracción de sangre y se analizan en laboratorio especializado. Cuantifican la presencia de IGM e IGG, determinando si el paciente ha estado en contacto con el virus y está desarrollando anticuerpos. Su conocimiento de los resultados indica si el paciente tiene que estar en confinamiento, si debe ponerlo en conocimiento de su médico de atención primaria y si tiene anticuerpos duraderos, aunque no se sabe por cuánto tiempo son efectivos. Si sale negativo quiere decir que está libre de virus en el momento de la realización del test, pero está expuesto a contagios futuros.

              b. Test de detección de presencia del virus en el organismo.
              1. Test de detección ARN viral por PCR.
              2. Esta prueba determina la presencia de virus en el paciente, por tanto, su capacidad potencial de contagiar. Se efectúa por toma de muestra nasofaríngea y su análisis precisa de laboratorio especializado. Si sale negativo quiere decir que está libre de virus en el momento de la realización de la prueba, pero está expuesto a contagios futuros. Dependiendo de los trabajos debe repetirse cuando no puedan garantizarse las medidas generales de prevención.

              3. Test detección de Antígenos.
              4. Son test rápidos con resultados en unos quince minutos. Se realizan con toma de una muestra nasofaríngea y detectan la presencia de antígenos. A diferencia de las PCR que detectan material genético del virus, estos reaccionan con la proteína del antígeno localizada en las espículas del coronavirus. Su fiabilidad en los tres primeros días del contagio es del 100%, luego baja al 90% pudiendo bajar hasta el 60% a partir de los 7/10 días de la infección. Ocasionalmente pueden dar falsos negativos, que deben ser valorados con una PCR.

              Vacunación

              La vacuna frente al SARS-CoV-2 es la gran esperanza y hay alrededor de 220 proyectos de investigación de una vacuna efectiva. Pero el desarrollo de un proceso de investigación requiere seguir unas fases y unos tiempos que sería irresponsable el acortarlos. La vacuna efectiva, pese a las informaciones oficiales de dentro y de fuera del país, no estará disponible para el ciudadano antes del segundo trimestre de 2021.

              AFECCIONES OCULARES Y CORONAVIRUS

              AFECCIONES OCULARES Y CORONAVIRUS

              El 8 de octubre se celebra el Día Mundial de la Visión.

              La Organización Mundial de la Salud (OMS) junto al Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (OIPC) convocan, desde el año 2000 en el segundo jueves del mes de octubre, a recordar en este día la importancia que tiene el cuidar la vista.

              Desde EMESA Prevención, queremos sumarnos a esta iniciativa y concienciar a los trabajadores de nuestras empresas clientes de la necesidad de realizar dentro de los exámenes de salud el correspondiente visiotest para detectar en fase temprana y controlar su degeneración evolutiva recomendando el estudio y tratamiento adecuado a cada caso.

              En el mundo la OMS contabiliza unos 180 millones de personas con afectación visual y de ellos unos 45 millones con ceguera total.

               

              Actuaciones más comunes que se suelen realizar son las siguientes:

              • Cirugía de cataratas.
              • La prevención del tracoma.
              • El tratamiento preventivo de enfermedades sistémicas que cursen con deterioro visual, como por ejemplo la diabetes.
              • Distribución de ivermectina para tratar la oncocercosis.
              • La vacunación contra el sarampión.
              • Distribución de suplementos de vitamina A para evitar la ceguera en niños.
              • Utilizar gafas correctoras.
              • Utilizar gafas protectoras (EPI) en los trabajos con riesgo de afectación ocular.

              El creciente uso de dispositivos digitales en determinadas profesiones puede alterar la visión cercana, por lo que es preciso implantar las medidas preventivas correspondientes. Además de los riesgos de los sectores relacionados con el uso de maquinaria, productos químicos, eléctricos, térmicos, ópticos…y en los teletrabajos temporales por causa de la epidemia, que muchos de ellos pasan a definitivos, etc. requieren un extremado cuidado de las condiciones de luz, distancias a la pantalla, brillos, reflejos, etc.

               

              Causas de lesiones en los ojos.

              Debidas a:

              • Cuerpos extraños (polvo, suciedad, metal, astillas de madera, etc).
              • Salpicaduras de sustancias químicas (disolventes, pinturas, líquidos, etc).
              • Quemaduras por fuentes luminosas causadas por la exposición a soldadura, rayos láser o a otras fuentes luminosas muy brillantes.
              • Traumatismos oculares.
              • Sobreexposiciones por uso excesivo de dispositivos digitales, agravados por mala iluminación, brillos, sombras, reflejos, etc.
              • Cronificación de conjuntivitis e infecciones oculares, mantenidas por malos hábitos de tocarse y restregarse los ojos con las manos, generalmente sucias.

               

              Medidas de protección.

              • Gafas protectoras
              • Pantallas o caretas de protección

              La principal medida preventiva es utilizar gafas protectoras, aunque con distintas características en función de la actividad laboral a realizar y del manejo de los productos a manufacturar. Su certificación europea es conjunta de montura más lentes, y debe incluir el marcaje CE y el grado de protección.

              Otro dispositivo son las pantallas o caretas de protección que, además abarcan la totalidad del rostro, protegiendo de las radiaciones, impactos, salpicaduras, arco eléctrico, etc.

               

              como proteger la vista en el trabajo

               

              ¿Cómo afecta el Covid-19 a nivel ocular?

              En la infección por Sars-Cov-2, es admitido su contagio a nivel ocular por las gotas de Pflüger que expulsamos con la saliva al hablar, toser, estornudar, etc, y que quedan en el aire como aerosoles o depositados en objetos que al tocarlos y llevarnos la mano a los ojos afecta, según La Sociedad Española de Oftalmología, por contagio en la secreción conjuntival en los pacientes con conjuntivitis, y que esta manifestación puede presentarse en casi el 1% de los pacientes con la enfermedad.

              En los casos clínicos con picazón, enrojecimiento y ojos llorosos, probablemente está sufriendo de alergias estacionales o un simple resfriado, y no afecto de COVID-19, porque la picazón u ojos llorosos no son síntomas normales del nuevo coronavirus. Además, hay que observar la presencia de fiebre en la infección por coronavirus y que no está asociada a las alergias estacionales.

              GRIPE ESTACIONAL VERSUS COVID-19

              GRIPE ESTACIONAL VERSUS COVID-19

              Desde EMESA Prevención queremos hacer una consideración ante la campaña de vacunación de la gripe estacional en este vírico año de 2020, donde nos ha azotado con saña la epidemia de SARS COV-2.

              Al tener que convivir con otros virus más conocidos por nosotros como es el de la gripe que es un virus tipo influenza A subtipo H1N1, que en 1918 ya nos visitó desde EEUU en forma de pandemia dejando entre 50 y 100 millones de fallecidos en todo el mundo y en España más de 200.000 muertes, con un total de 8.000.000 de afectados con la precaria sanidad de la España de comienzos del pasado siglo XX. Actualmente a nivel mundial se detectan 1.000 millones de casos anuales de ellos entre 3 y 5 millones son casos graves que provocan entre 300.000 y 600.000 fallecimientos anuales.

              En la actualidad contamos para acometer pandemias con ciertas ventajas científicas y técnicas respecto a 1918, también respecto a la primera oleada COVID-19 de febrero/marzo 2020 e incluso de los rebrotes de julio 2020, pero añadimos una dificultad más a la esperable oleada de COVID-19 para el otoño/invierno 2020/2021, que es la dificultad de efectuar una mayor rapidez diagnóstica diferencial entre una afección gripal estacional, otras virosis y una nueva oleada infectiva de COVID-19.

               

              vacuna covid19

               

              Independientemente de las medidas preventivas de usar la mascarilla, distancia interpersonal y lavado frecuente de manos, entre las nuevas medidas preventivas que podemos hacer, en espera de la anhelada vacuna anticovid-19, destaca una vacunación masiva antigripal del personal de mayor riesgo y para ello debería adelantarse la fecha del inicio de la campaña vacunal. Deben vacunarse no sólo los mayores, embarazadas, los sanitarios y sociosanitarios sino también todos aquellos grupos que hemos considerado como “esenciales” para el funcionamiento del país. Sería deseable alcanzar cifras del 75% de vacunados.

              Consulta aquí las RECOMENDACIONES DE VACUNACIÓN FRENTE A LA GRIPE – Temporada 2020-2021

               

              Los síntomas de la gripe estacional aparecen a las 48/72 horas de la infección.

              Los síntomas (lo que refiere el paciente en la anamnesis) más habituales son:

              • Dolor, especialmente en las articulaciones (de más a menos en rodillas, codos y hombros), y en la musculatura dorsolumbar y de las extremidades.
              • Odinofagía (dolor faríngeo solo con deglutir saliva) con sensación de sequedad en la garganta.
              • Tos generalmente seca o no productiva.
              • Congestión nasal con estornudos y rinorrea.
              • Fiebre con escalofríos. Es alta (38 °C llegando a 41 °C) y dura entre uno y siete días, siendo solo 3 lo habitual.
              • Cefalea fija, no pulsátil, como consecuencia de la fiebre.
              • La epífora o lagrimeo es habitual.
              • Dolor retroocular que no suele referir espontáneamente el paciente, pero que le aparece al pedirle que lateralice la mirada (este síntoma es muy característico de la gripe).
              • Disnea que sólo suele producirse si hay patología respiratoria previa.
              • Expectoración, pero al final del periodo febril y parte de la convalecencia.
              • Dolor retroesternal leve por alteraciones del epitelio traqueal.
              • Dolor abdominal (más habitual en niños con infección por virus del tipo B).

              Los signos (que se evidencian con la exploración física: inspección, palpación, percusión, olfacción y auscultación) más frecuentes son:

              • Irritación ocular.
              • Congestión de la mucosa orofaríngea.
              • Enrojecimiento de la piel, especialmente en la cara.
              • Los ganglios linfáticos cervicales están sensibles, pero sin agrandamiento.
              • Olor a cetona del aliento por la lipolisis, tras fiebre intensa y mantenida.
              • Auscultación torácica generalmente normal, pero ocasionalmente (8-40 %) hay roncus y sibilancias y pocas veces estertores crepitantes.
              • Bradicardia relativa, menos frecuente que en la fiebre tifoidea.

               

              niña con mascarilla

               

              En los síntomas COVID el periodo infectivo comienza en los pre-sintomáticos, lo que hace muy difícil conocer los contactos estrechos a los que se ha podido contagiar.

              Los síntomas más habituales son los siguientes:

              1. Fiebre
              2. Tos seca
              3. Cansancio

              Otros síntomas menos comunes son los siguientes:

              1. Molestias y dolores
              2. Dolor de garganta
              3. Diarrea
              4. Conjuntivitis
              5. Dolor de cabeza
              6. Pérdida del sentido del olfato o del gusto
              7. Erupciones cutáneas o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies

              Los síntomas graves son los siguientes:

              1. Dificultad para respirar o sensación de falta de aire
              2. Dolor o presión en el pecho
              3. Incapacidad para hablar o moverse

               

              Diagnóstico diferencial con otros virus:

               

              diagnóstico diferencial con otros coronavirus

               

              • Resfriado común y gripe estacional: es difícil diferenciarlo en sus primeras fases, pero normalmente los síntomas de la gripe son de presentación más brusca (es característico que el paciente recuerde incluso la hora exacta en que aparecieron) y son más intensos y duraderos que sus equivalentes en el cuadro catarral.
              • Faringitis estreptocócica: su clínica inicial puede ser similar, pero pronto aparecen los exudados purulentos típicos acompañados de dolor de garganta.
              • Adenovirus: sus procesos tienen un inicio progresivo y el dolor faríngeo es mayor

              La mayor dificultad diagnóstica, si la epidemia aún no está establecida, puede darse con:

              • Enterovirus y arbovirus: tienen un cuadro clínico apenas distinguible, pero por el contrario sin tos. Ambos tipos de virus son, con frecuencia, responsables de la llamada gripe abdominal, acompañada de diarreas.
              • Dengue: tiene una clínica muy similar a la de la gripe.

               

              Test diferencial de diagnóstico rápido.

               

              Hay varios laboratorios que están buscando test rápidos de diagnóstico diferencial, desde casetes fáciles y rápidos de detección hasta el uso de nanomateriales (grafeno) y tiras reactivas salivares.

              Estas pruebas rápidas y de gran fiabilidad permitirán diagnosticar in situ – por ejemplo, en los aeropuertos – la presencia de un sujeto infeccioso. Evitará cuarentenas innecesarias, se diagnosticará precozmente y se comenzará antes la prevención y el tratamiento.

               

              Test rápido de detección de antígenos del SARS-COV-2.

               

              Son test rápidos con resultados en unos quince minutos. Se realizan con toma nasofaríngea y detectan la presencia de antígenos. A diferencia de las PCR que detectan material genético del virus, estos reaccionan con la proteína del antígeno localizada en las espículas del coronavirus. Su fiabilidad en los tres primeros días del contagio es del 100%, luego baja al 90% pudiendo bajar hasta el 60% a partir de los 7/10 días de la infección. Ocasionalmente pueden dar falsos negativos, que deben ser valorados con una PCR.

              INSOMNIO, TELETRABAJO POSTCOVID-19

              INSOMNIO, TELETRABAJO POSTCOVID-19

              El insomnio es un trastorno del sueño que provoca dificultad para conciliar el sueño y/o mantenerse dormido. En resumen, se duerme menos o es un sueño de peor calidad. Es un proceso muy común y que repercute en la vida laboral de quienes lo padecen.

              Puede ser de tipo crónico o agudo. Cuando es a largo plazo suele ser por problemas médicos o consumo de ciertos fármacos o sustancias excitantes como la cafeína, alcohol o tabaco. Y de manera aguda casi cualquier situación familiar o laboral que nos produzca estrés puede producirlo durante días o semanas.

              Es más frecuente en mujeres y en edad adulta. La menopausia en ocasiones lo agrava.

              Los trabajadores con nocturnidad y turnicidad tienen más probabilidades de sufrir insomnio. Así como los que están sometidos a mucho estrés o realizan largos viajes. El sedentarismo también favorece la aparición de insomnio.

              Como consecuencia del insomnio puede estarse más cansado durante el día, e incluso tener más probabilidades de sufrir accidentes de trabajo o de tráfico. También se produce falta de energía, de concentración, y síntomas ansioso depresivos.

               

              ¿Qué podemos hacer para evitar el insomnio?

              1. Mantener hábitos y horarios. Procurar acostarse y levantarse siempre a la misma hora. No acostarse para intentar dormir hasta que no se tenga sueño.
              2. No dormir durante el día. Evitar siestas.
              3. No utilizar el dormitorio durante el día.
              4. Practicar ejercicio durante el día, pero evitándolo a última hora.
              5. Mantener unos ritmos de luz adecuados con exposición solar durante el día (no directa).
              6. Acostarse sin hambre, pero evitando también comidas copiosas a última hora.
              7. No fumar.
              8. Reducir el consumo de cafeína.
              9. Reducir el consumo de alcohol.
              10. Mantener el dormitorio en condiciones óptimas para dormir (sin ruido, temperatura alrededor de 20º, sin exceso de luz, etc.).
              11. No beber mucho líquido justo antes de acostarse y vaciar la vejiga.
              12. Evitar pensar en los temas que le preocupan antes de acostarse. Pensarlo durante el día pero a última hora no darle más vueltas.
              13. Dormir con ropa cómoda. De tejidos que no hagan transpirar y de talla holgada.
              14. Utilizar ropa de cama acorde a la estación y que no produzca transpiración.
              15. Tener una cama y colchón adecuados a la talla y peso.
              16. Consultar con su médico. Valorar cambios de medicación si producen insomnio o cambio en el horario de las tomas.
              17. Consultar con su médico si el insomnio se prolonga más allá de semanas.
              18. Consultar con su médico si el dolor por alguna circunstancia no le deja dormir para valorar un tratamiento.

               

              teletrabajo en época de postcovid19

               

              ¿Insomnio, teletrabajo y Covid-19?

              En estos tiempos de pandemia en los que hemos cambiado nuestros hábitos y rutinas y hemos adquirido grandes dosis de incertidumbre por lo desconocido y por la gran cantidad de información no contrastada, que nos genera e incrementa nuestras fobias y miedos, se produce una exacerbación del insomnio.

              La posibilidad de laborar mediante el teletrabajo ha abierto una nueva forma de realizar las tareas, pero a pesar de que puede ser un avance importante, hay que prevenir consecuencias indeseables. Es urgente el regular el teletrabajo, pero no a base de ocurrencias políticas y sindicales propias del siglo XIX, sino flexibilizando las normas que consensuen empresas y trabajadores en cada caso particular de cada puesto de trabajo y de cada trabajador.

              El Covid-19 ha añadido la carga de incertidumbre propia de enfrentarnos a una enfermedad desconocida, simple pero letal y que nos ha pillado con el pie cambiado.

              De las tres anteriores circunstancias debemos de sacar conclusiones que resumimos en tres principalmente:

              1. Controlar nuestras emociones.
              2. Mejorar nuestros hábitos y rutinas.
              3. Protegernos de una sobrecarga de trabajo.

              Para prevenir el insomnio, es necesario un control de nuestras emociones (tristeza, nerviosismo, ánimo depresivo, etc), que puede generar esta situación anómala que estamos viviendo, hay que realizarlo mediante adopción de hábitos saludables, comidas variadas y no copiosas, rutinas horarias para todo, inclusive la realización de ejercicios para desactivar físicamente la sobrecarga de trabajo y el guardar pausas de descanso mental y de abstracción laboral. Todo ello sin posponer las tareas ya que al hacerlo siguen estando en nuestra mente y no nos permite una desactivación cognitiva total.

              INSOMNIO, TELETRABAJO POSTCOVID-19