INSOMNIO, TELETRABAJO POSTCOVID-19

INSOMNIO, TELETRABAJO POSTCOVID-19

El insomnio es un trastorno del sueño que provoca dificultad para conciliar el sueño y/o mantenerse dormido. En resumen, se duerme menos o es un sueño de peor calidad. Es un proceso muy común y que repercute en la vida laboral de quienes lo padecen.

Puede ser de tipo crónico o agudo. Cuando es a largo plazo suele ser por problemas médicos o consumo de ciertos fármacos o sustancias excitantes como la cafeína, alcohol o tabaco. Y de manera aguda casi cualquier situación familiar o laboral que nos produzca estrés puede producirlo durante días o semanas.

Es más frecuente en mujeres y en edad adulta. La menopausia en ocasiones lo agrava.

Los trabajadores con nocturnidad y turnicidad tienen más probabilidades de sufrir insomnio. Así como los que están sometidos a mucho estrés o realizan largos viajes. El sedentarismo también favorece la aparición de insomnio.

Como consecuencia del insomnio puede estarse más cansado durante el día, e incluso tener más probabilidades de sufrir accidentes de trabajo o de tráfico. También se produce falta de energía, de concentración, y síntomas ansioso depresivos.

 

¿Qué podemos hacer para evitar el insomnio?

  1. Mantener hábitos y horarios. Procurar acostarse y levantarse siempre a la misma hora. No acostarse para intentar dormir hasta que no se tenga sueño.
  2. No dormir durante el día. Evitar siestas.
  3. No utilizar el dormitorio durante el día.
  4. Practicar ejercicio durante el día, pero evitándolo a última hora.
  5. Mantener unos ritmos de luz adecuados con exposición solar durante el día (no directa).
  6. Acostarse sin hambre, pero evitando también comidas copiosas a última hora.
  7. No fumar.
  8. Reducir el consumo de cafeína.
  9. Reducir el consumo de alcohol.
  10. Mantener el dormitorio en condiciones óptimas para dormir (sin ruido, temperatura alrededor de 20º, sin exceso de luz, etc.).
  11. No beber mucho líquido justo antes de acostarse y vaciar la vejiga.
  12. Evitar pensar en los temas que le preocupan antes de acostarse. Pensarlo durante el día pero a última hora no darle más vueltas.
  13. Dormir con ropa cómoda. De tejidos que no hagan transpirar y de talla holgada.
  14. Utilizar ropa de cama acorde a la estación y que no produzca transpiración.
  15. Tener una cama y colchón adecuados a la talla y peso.
  16. Consultar con su médico. Valorar cambios de medicación si producen insomnio o cambio en el horario de las tomas.
  17. Consultar con su médico si el insomnio se prolonga más allá de semanas.
  18. Consultar con su médico si el dolor por alguna circunstancia no le deja dormir para valorar un tratamiento.

 

teletrabajo en época de postcovid19

 

¿Insomnio, teletrabajo y Covid-19?

En estos tiempos de pandemia en los que hemos cambiado nuestros hábitos y rutinas y hemos adquirido grandes dosis de incertidumbre por lo desconocido y por la gran cantidad de información no contrastada, que nos genera e incrementa nuestras fobias y miedos, se produce una exacerbación del insomnio.

La posibilidad de laborar mediante el teletrabajo ha abierto una nueva forma de realizar las tareas, pero a pesar de que puede ser un avance importante, hay que prevenir consecuencias indeseables. Es urgente el regular el teletrabajo, pero no a base de ocurrencias políticas y sindicales propias del siglo XIX, sino flexibilizando las normas que consensuen empresas y trabajadores en cada caso particular de cada puesto de trabajo y de cada trabajador.

El Covid-19 ha añadido la carga de incertidumbre propia de enfrentarnos a una enfermedad desconocida, simple pero letal y que nos ha pillado con el pie cambiado.

De las tres anteriores circunstancias debemos de sacar conclusiones que resumimos en tres principalmente:

  1. Controlar nuestras emociones.
  2. Mejorar nuestros hábitos y rutinas.
  3. Protegernos de una sobrecarga de trabajo.

Para prevenir el insomnio, es necesario un control de nuestras emociones (tristeza, nerviosismo, ánimo depresivo, etc), que puede generar esta situación anómala que estamos viviendo, hay que realizarlo mediante adopción de hábitos saludables, comidas variadas y no copiosas, rutinas horarias para todo, inclusive la realización de ejercicios para desactivar físicamente la sobrecarga de trabajo y el guardar pausas de descanso mental y de abstracción laboral. Todo ello sin posponer las tareas ya que al hacerlo siguen estando en nuestra mente y no nos permite una desactivación cognitiva total.

LOS GUANTES COMO MEDIDA DE PROTECCIÓN

LOS GUANTES COMO MEDIDA DE PROTECCIÓN

Durante la pandemia por SARS CoV-2 EMESA Prevención quiere hacer una serie de consideraciones sobre el uso de guantes ya que su utilización cada vez se está popularizando más y en ocasiones creemos que su uso puede no proporcionar la protección adecuada frente al contagio y generar una falsa seguridad produciendo un efecto contraproducente.

Consideraciones previas a tener en cuenta

  • Antes de colocárselos hay que realizar higiene de manos y retirarse cualquier elemento que pudiese romperlos como anillos, reloj o determinados tipos de uñas postizas o cortes afilados.
  • Las heridas en las manos deben ser cubiertas con un apósito impermeable tipo tirita durante el tiempo que pueda haber un posible contacto con superficies contaminadas. Ya que las soluciones de continuidad en la piel pueden ser una puerta de entrada de microorganismos.
  • Después de utilizarlo hay que tener presente que el guante podría estar contaminado y actuar de tal manera que se prevenga que pueda ser un nuevo foco de contagio. En la comunidad estamos observando que mucha gente se considera falsamente protegido sólo por llevar guantes y después de tocar superficies potencialmente contaminadas (datáfonos, carritos de supermercado, ascensores…) toca ya sus pertenencias personales (móviles, llaves, volante, cartera, etc) sin haber realizado ningún tipo de cambio de guantes o al menos una desinfección de estos.
    Sería mejor ya quitárselos (de manera apropiada) y desecharlos en un contenedor para tal efecto que seguir con los guantes potencialmente contaminados realizando el resto de las tareas. Se podrían sustituir por otros, previo lavado de manos entre medias, o en su defecto lavarlos con agua o jabón o si no se tiene a mano echarse una solución hidroalcohólica y dejarlos secar 10 segundos. Para uso sanitario esta práctica no se suele recomendar ya que puede deteriorar los guantes y se suelen cambiar entre paciente y paciente.
  • No deben dejarse los guantes una vez usados en ningún lugar que pueda ser después foco de nueva contaminación. Deben ser desechados en un contenedor apropiado. Revisar que no se queden colgando a mitad del contenedor pudiendo contaminarse otra persona después.

 

Procedimiento de puesta y retirada de los guantes

 

Consultar el procedimiento de puesta y retirada de los guantes en nuestra anterior noticia de este blog o en la página del Ministerio de Sanidad. Las siguientes imágenes pertenecen al Servicio Vasco de Salud e ilustran muy bien los pasos a seguir. Tener siempre presente que el exterior del guante podría estar contaminado y no lo debemos tocar con la mano desnuda.

 

Procedimiento de puesta y retirada de los guantes

 

Consideraciones finales

 

  • Realizar lavado de manos después de quitarlos con agua y jabón o solución hidroalcohólica. El uso de guantes NO sustituye al lavado de manos.
  • En el caso de haber utilizado también mascarilla, quitarnos los guantes antes de esta para no tocarnos la cara con los guantes sucios. La secuencia correcta sería quitarnos los guantes, lavado de manos, y quitarnos gafas o pantalla (desde detrás) y mascarilla (también desde la parte posterior) y volver a realizar higiene de manos.
  • Sigue siendo conveniente usar guantes de usar y tirar como se venía haciendo hasta ahora en los comercios como en las fruterías.
  • Muy importante valorar la posibilidad de alergias al látex. Tanto para el propio usuario como para otros. Las partículas desprendidas al quitarse este tipo guantes pueden provocar reacciones importantes y hasta graves en otras personas del entorno.
  • No es necesario que sean estériles. Estos se reservan para algunos procedimientos sanitarios.
  • En actividades que no requieran mucha destreza podrían usarse guantes más gruesos y resistentes a la rotura.

 

Es decir, el uso de guantes no impide por sí solo el contagio como puede parecer a algunas personas y genera una falsa sensación de seguridad. Si nos tocamos la cara con ellos puestos y contaminados de nada han servido. Por tanto, el lavado de manos sigue siendo la medida que proporciona una protección más eficaz ‎frente al contagio por este virus.

 

TIPOS DE GUANTES

  • Los guantes de telas que se usan habitualmente para protegerse del frío (lana, cuero, etc) no serían adecuados para este fin. En el caso de usarse no deberemos tocarnos la cara con ellos por si están contaminados y como en estas superficies porosas los virus de similares características (como los de la gripe) pueden sobrevivir durante horas habría que echarlos a lavar durante un ciclo completo a temperatura de 60ºC.
  • Guantes de látex: natural o sintético. Recomendados sobre todo para personal sanitario en usos que precisen ser estériles como procedimientos quirúrgicos. Tienen altas propiedades de adaptabilidad y protegen contra agentes biológicos. Tener en cuenta los problemas de alergias para usuario y terceros.

guantes de protección de látex

  • Guantes de nitrilo: Es también un material muy adaptable y resistente a microorganismos y mayor resistencia al rozamiento que los de látex. (Los colores pueden ser diferentes, pero muchas veces son azules).

Guantes de nitrilo

  • Guantes de neopreno: Valorar esta opción en caso de alergias al látex en sanitarios y otras tareas.

guantes de neopreno

 

  • Guantes de vinilo: Su fabricación es menos contaminante, pero tienen mayor porosidad por lo que sólo ofrecen protección para tareas de corta duración o que no requieren alta protección como suelen ser la mayoría de los procedimientos sanitarios.

Guantes de vinilo

 

  • Guantes de polietileno, son los guantes usados en tiendas de alimentación y gasolineras. Sólo protección para tareas sencillas de uso corto. Deben seguir utilizándose como se hacía antes.

Guantes de polietileno

 

 

MASCARILLAS PARA USO EN LA COMUNIDAD POR COVID-19.

MASCARILLAS PARA USO EN LA COMUNIDAD POR COVID-19.

Tras la publicación del documento de “Recomendaciones sobre el uso de mascarillas en la comunidad en el contexto de COVID-19” el 20 de abril de 2020 por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, EMESA Prevención S.L. quiere transmitir una serie de consideraciones a modo de recordatorio y resumen.

El uso de mascarillas en población general puede servir como un medio de control de la fuente de infección al reducir la propagación en la comunidad ya que se reduce la excreción de gotas respiratorias de individuos infectados.

Se podría considerar el uso de mascarillas en la comunidad, especialmente cuando se acude a zonas con mucha gente, espacios cerrados como supermercados, centros comerciales, o cuando se utiliza el transporte público, etc.

El uso de mascarillas en la comunidad debe considerarse solo como una medida complementaria y no como reemplazo de las medidas preventivas establecidas para evitar la infección por coronavirus, e insistimos en la importancia del distanciamiento físico, etiqueta respiratoria (al toser o estornudar cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o usar pañuelos desechables), higiene de manos frecuente (agua y jabón o soluciones alcohólicas) y evitar tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca.

PRECAUCIONES Y CONSEJOS

No olvidar que las personas sintomáticas deberían:

  • Autoaislarse y buscar ayuda médica tan pronto como inicien los síntomas.
  • Llevar mascarilla médica cuando estén en presencia de otras personas.
  • Seguir las instrucciones sobre cómo ponerse, quitarse y desechar la mascarilla.
  • Seguir las medidas preventivas, en concreto, higiene de manos y distanciamiento físico de otras personas.

El uso de mascarilla en población general sana puede ser particularmente relevante en situaciones epidémicas cuando el número de personas asintomáticas pero infecciosas se puede suponer que es alto en la comunidad.

Las mascarillas no deben llevarse al cuello, tampoco se recomienda sacarla o guardarla en el bolsillo o en cualquier otro lugar para volver a ponérsela más tarde. El uso de mascarilla deberá ir siempre asociado al seguimiento estricto de las medidas generales de higiene.

ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA PONERSE UNA MASCARILLA

  • Antes de ponerse una mascarilla hay que lavarse bien las manos con agua y jabón o con una solución con base alcohólica.
  • Cubrir la boca y la nariz con la mascarilla y evitar que haya huecos entre la cara y la mascarilla. La barba dificulta está acción.
  • Evitar tocar la mascarilla con las manos mientras se lleva puesta y si se hace lavarse bien las manos con agua y jabón o con una solución con base alcohólica.
  • Desechar la mascarilla cuando esté húmeda y evitar reutilizar las mascarillas de un solo uso. Las mascarillas quirúrgicas son de un solo uso.
  • Por cuestiones de comodidad e higiene, se recomienda no usar la mascarilla por un tiempo superior a 4 h. En caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se recomienda sustituirla por otra.
  • Quitarse la mascarilla por la parte de atrás, sin tocar la parte frontal, desecharla en un cubo cerrado y lavarse las manos con agua y jabón o con una solución con base alcohólica.
  • En el caso de mascarillas higiénicas reutilizables, éstas se deben lavar conforme a las instrucciones del fabricante.
  • La distancia de seguridad y el lavado de manos con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas son de enorme importancia.

Los Organismos Internacionales han hecho sus recomendaciones sobre el uso de mascarillas médicas en población general durante la pandemia por SARS-CoV-2 y la OMS no recomienda el uso de mascarillas médicas en la población general, aunque reconoce que cada país adopte un enfoque basado en el riesgo-beneficio. Tales riesgos serían la posibilidad de auto-contaminación, la falsa sensación de seguridad frente al beneficio en la reducción de los contagios en personas presintomáticos o asintomáticas. Recomienda el uso de mascarillas médicas en cuidadores, personas sintomáticas y profesionales sanitarios, y siempre combinado con higiene de manos y etiqueta respiratoria.

El CDC recomienda utilizar mascarilla higiénica o cubrirse la cara en lugares públicos donde las medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener especialmente en áreas de transmisión comunitaria. También recomienda su uso para disminuir la transmisión del virus en aquellas personas que no saben que están infectadas.

Los menores de 3 años, personas con problemas para respirar y personas con dificultades para quitarse la mascarilla por sí mismas no deberían usar este tipo de mascarillas.

TABAQUISMO Y COVID-19

TABAQUISMO Y COVID-19

En la situación actual de pandemia por COVID-19 que estamos viviendo, EMESA PREVENCIÓN S.L. desea hacer una serie de consideraciones en relación con el tabaquismo.

En general existe un peor pronóstico con la asociación de tabaquismo y COVID-19 en los pacientes ya que estos debido al tabaquismo podrían tener una enfermedad pulmonar previa o una capacidad pulmonar reducida, lo que potenciaría enormemente el riesgo de desencadenar una enfermedad grave por COVID-19. El índice de saturación de oxígeno en los pacientes con hábito tabáquico está de por sí reducido.

Por otro lado, no nos olvidemos que simplemente el acto de fumar, por el hecho de arrimar los dedos a la boca, ha facilitado en los inicios de la epidemia y sigue facilitando en estos momentos la transmisión del virus. Nos infectamos las manos y las llevamos a la boca repetidamente.

A su vez, se ha observado que en fumadores existe una mayor expresión de la enzima convertidora de angiotensina II (ACE-2), y podría estar en relación con un mayor riesgo de infectarse por el SARS CoV-2. Diversos estudios hasta la fecha también han relacionado que hay un mayor porcentaje de fumadores entre los pacientes con síntomas severos y que han requerido ingreso en UCI. Esto ocurre también con otros virus como la gripe o el MERS que afectan también fundamentalmente a los pulmones.

 

el tabaco es una amenaza para todos

 

Sin embargo, existe también algún estudio chino y francés que relaciona que la nicotina podría tener un efecto protector frente a esta infección. Se están formulando varias hipótesis en la actualidad, como que la nicotina dificultaría la entrada del virus en las células o que atenuaría la respuesta inflamatoria tan importante en los casos más graves de COVID-19. ¡Ojo! hablamos de nicotina, no de tabaco que no es lo mismo. De hecho, en algún estudio francés en curso se están suministrando parches de nicotina, no se están suministrando cigarrillos. Por tanto, prudencia, porque no es ninguna invitación a fumar para combatir la pandemia.

Sea como fuere, aún queda mucho por saber de este virus y su interrelación con otros factores. Y el tabaco es un factor de riesgo ampliamente conocido y estudiado desde hace años para numerosas enfermedades por lo que por supuesto desde EMESA Prevención S.L. seguiremos recomendando su abandono encarecidamente.

5 DE MAYO DÍA MUNDIAL DE LA HIGIENE DE MANOS

5 DE MAYO DÍA MUNDIAL DE LA HIGIENE DE MANOS

5 DE MAYO DÍA MUNDIAL DE LA HIGIENE DE MANOS «Salva vidas. Límpiate las manos«

Este año 2020, con la pandemia del SARS CoV-2 en pleno brote, recibe mayor actualidad el celebrar el 5 de mayo como el día mundial de la higiene de manos. Esta medida de higiene básica salva vidas a nivel mundial.

Generalmente hay que lavarse las manos antes de manipular alimentos, antes de comer y después de ir al baño. Es preciso adquirir este hábito sobre todo en los niños. En situaciones excepcionales como en el brote epidémico actual, debemos multiplicar esta actuación tantas veces se requiera.

 

¿Por qué salva vidas?

  1. Las manos son la principal vía de transmisión de las infecciones por contacto.
  2. Por lo general, hay que lavarse las manos con agua y jabón cuando estén visiblemente sucias y requieran arrastre, o si no suele ser suficiente con las soluciones hidroalcohólicas.
      • En el caso del SARS CoV-2 se ha visto que el lavado con agua y jabón es muy efectivo, ya que el jabón destruye la capa lipídica que envuelve el material genético del virus (RNA) y el agua lo arrastra junto con las proteínas quedando este inactivo y perdiendo su potencial infectivo.
      • Con la solución hidroalcohólica habría que asegurarse que llega a todos los recovecos de la mano haciendo una buena técnica como podemos ver en las imágenes y durante un tiempo adecuado
  3. Debido al desabastecimiento y a la venta de geles y soluciones hidroalcohólicas a precios muy variados y en ocasiones desorbitados durante esta pandemia, estos productos preventivos al igual que ocurrió con las mascarillas también han sufrido una regulación de precios por parte del Gobierno y los envases de hasta 150 mililitros tendrán un precio máximo de 0,021 euros por mililitro, 0,018 euros/ml los envases que contengan entre 150 y 300 ml y 0,015 euros/ml los de entre 300 ml y un litro.
  4. Hay que recordar no dejar al alcance de los niños estos productos de desinfección que además son muy atrayentes para los más pequeños. Podría producirse una intoxicación o un accidente doméstico si se salpican en los ojos, la boca o lo ingieren.
  5. El uso de guantes NO sustituye al lavado de manos.
  6. Utilizar crema de manos de manera frecuente para evitar que se formen fisuras y eccemas. Especialmente en pieles secas, atópicas y ancianos. Al lavarse las manos frecuentemente, el jabón elimina la capa natural de grasa y hace que nuestra piel quede más indefensa y debemos protegerla antes de que se formen pequeñas heridas que podrían ser puerta de entrada de gérmenes.
  7. En el caso de que ya tengamos heridas de cualquier tipo deben ser cubiertas con apósito impermeable (tipo tirita) cuando vayamos a hacer exposiciones con posible contaminación.

 

¿Cómo lavarse las manos?

Siguiendo las recomendaciones de la OMS, aproximadamente durante un minuto hay que seguir los pasos que se detallan en el siguiente cuadro:

 

como lavarse las manos

 

 

¿Cómo desinfectarse las manos?

Para desinfectarse las manos con la solución hidroalcohólica, debemos seguir los siguientes pasos.

como desinfectar la manos

 

como lavarse las manos de forma adecuada

FALSA SEGURIDAD DERIVADA DEL USO DE EPIS

FALSA SEGURIDAD DERIVADA DEL USO DE EPIS

¡OJO! CON LA FALSA SEGURIDAD DERIVADA DEL USO DE EPIS

EMESA Prevención S.L. basándose en el “PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN PARA LOS SERVICIOS DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES FRENTE A LA EXPOSICIÓN AL SARS-CoV-2” de 8 de abril de 2020 del Ministerio de Sanidad quiere destacar las siguientes medidas para reforzar las medidas de higiene personal frente a cualquier escenario de exposición tanto laboral como no laboral:

 

  • La higiene de manos es la medida principal de prevención y control de la infección.
  • Etiqueta respiratoria:
    • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser y estornudar, y desecharlo a un cubo de basura con tapa y pedal. Si no se dispone de pañuelos emplear la parte interna del codo para no contaminar las manos.
    • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca.
    • Practicar buenos hábitos de higiene respiratoria.
  • Mantener distanciamiento social de 2 metros.

 

Es muy importante, al igual que nos ha recordado la Organización Mundial de la Salud, utilizar los equipos de protección individual de manera correcta para no generar una falsa sensación de seguridad y que nos distraigan de utilizar otras medidas que son más eficaces o complementarias.

Estos días hemos podido ver en los medios de comunicación, o al salir de casa para realizar las tareas esenciales, a personas que hacen un uso incorrecto de estos equipos. Por ejemplo: personal de alimentación fresca de supermercado que se quitaba constantemente la mascarilla por la parte del filtro (tampoco necesario este tipo) y luego seguía realizando las tareas con los mismos guantes, personas que usan los mismos guantes para todo como si eso les fuese a proteger ya como única medida sólo por usarlos, mascarillas al cuello, gente usando móviles con guantes que han usado para tocar cosas por ahí, etc.

 

  • Tener en cuenta donde se compran. Hay que valorar que sean efectivos para el uso que les queramos dar. Cuidado con las compras por internet en especial a otros países, donde no sabemos si están homologados o no, si los recibiremos o si nos pueden crear algún tipo de alergia o irritación. Hemos encontrado precios desorbitados debido a la escasez tanto en la compra online como en comercios físicos. En la actualidad en España está regulado el precio máximo para las mascarillas quirúrgicas en 96 céntimos (IVA incluido) por el Ministerio de Sanidad, publicado en el BOE el día 23 de abril.
  • Hay que destacar que el uso de estos equipos (mascarillas, guantes…) son medidas complementarias, y no podemos obviar las medidas destacadas al principio del artículo de higiene de manos, distanciamiento social y etiqueta respiratoria que son las fundamentales.
  • Si se utilizan hay que hacerlo bien. Y ponerse y quitarse los equipos de manera correcta. Ajustarse la mascarilla a la nariz. Barba recortada. No dejar pelos por la cara para evitar que nos tengamos que tocar y poder meternos dedos en ojos. Evitar uso de maquillaje de ojos. Quitarnos los accesorios en los que se pueda enganchar la mascarilla o guantes.

 

COMO COLOCARSE LOS EPIS

 

COMO QUITARSE LOS EPIS

 

En una situación tan particular como la que estamos viviendo, la información y la formación son fundamentales para poder implantar medidas organizativas, de higiene y técnicas entre el personal trabajador. Se debe garantizar que todo el personal cuenta con una información y formación específica y actualizada sobre las medidas específicas que se implanten. Se potenciará el uso de carteles y señalización que fomente las medidas de higiene y prevención. Es importante subrayar la importancia de ir adaptando la información y la formación en función de las medidas que vaya actualizando el Ministerio de Sanidad, para lo cual se requiere un seguimiento continuo de las mismas.

Complementaremos esta información con otro artículo centrándonos en las mascarillas y en los guantes.