LA VUELTA AL TRABAJO EN EL COLEGIO

LA VUELTA AL TRABAJO EN EL COLEGIO

Desde EMESA Prevención, tras las situaciones anómalas y de confinamiento que ha causado la epidemia del COVID-19, queremos alertar de los riesgos derivados del trabajo de los profesionales de la docencia a los que hay que sumar los derivados de la ola epidémica. De ello trataremos en este artículo y en el próximo que se publicará en el Blog.

 

RIESGOS DE LOS PROFESIONALES

Centrándonos en el entorno de colegio, podríamos identificar y separar grupos de trabajadores en función de las tareas que desarrollan y, por tanto, diferentes tipos de riesgos

  • Profesor de primer ciclo infantil (de 0 a 3 años). Se podría generalizar para personal de guarderías.
  • Profesor de aulas: profesores de segundo ciclo infantil (de 3 a 6 años), profesores de primaria (de 6 a 12 años) y profesores de secundaria (12 a 16 años)
  • Profesor de Educación física
  • Profesor de laboratorio

Uno de los riesgos que atañe a todos ellos, sin distinguir edad del alumnado, es lo referido a la voz y es que todos ellos realizan tareas que precisan de un uso mantenido y continuo de la voz. Esta situación puede producir patologías o disfunciones (como por ejemplo la afonía) que afectan a los distintos órganos en la fonación y el habla, causando enfermedades como nódulos y pólipos, reconocidos como enfermedad profesional.

Este problema suele venir desencadenado por sobreesfuerzo vocal, mala acústica o condición ambiental de las aulas, presencia de partículas de polvo o tiza en el ambiente, tareas en espacios abiertos o incluso expuestos al frio (profesores de educación física), o bien por factores personales como hablar de forma inapropiada, fumar, presencia de faringitis, etc.

 

¿Cómo podemos evitar estos riesgos?

  1. Formación e información específica a los docentes sobre un buen uso de la voz.
  2. Intentar hablar de frente al alumno (hablar a distancia cercana)
  3. Instalar pantallas absorbentes o reflectantes de ruido
  4. Utilizar pizarras digitales o tizas que no generen polvo
  5. Si es necesario, utilizar micrófono.
  6. Incluir hábitos saludables en la forma de hablar:
    • No forzar la intensidad de la voz
    • Respirar correctamente
    • Mantener húmedas las cuerdas vocales (beber agua de formar regular).
    • Evitar irritantes de las cuerdas vocales: tabaco, ambiente frío, cambios bruscos de temperatura, cuidar la humedad del ambiente, etc.

 

profesor en vuelta al trabajo en colegio

 

Otro riesgo común al colectivo del profesorado de colegio es el estrés laboral, causado por el alto nivel de exposición social (atención a terceros). Para reducir este riesgo, se debería planificar la formación/información sobre los factores psicosociales específicos del sector y contar con procedimientos internos empresa/trabajador que ayuden a detectar posibles problemas con alumnos, padres, organización interna, etc.

Fomentar reuniones periódicas internas con el profesorado para tratar temas de carga de trabajo, conflictos con alumnos y padres, condiciones de conciliación, etc. puede ser una de las herramientas más eficaces para conocer el estado de los trabajadores. Además, de desde el área de vigilancia de la salud, se recomienda establecer la implantación de encuestas de prevención de riesgos psicosociales a través de los reconocimientos médicos programados.

Además de estos genéricos, podríamos distinguir otros riesgos específicos para cada grupo de profesores:

 

Primer ciclo infantil: exposición a agentes biológicos por fluidos corporales (cambio de pañales, vómitos, saliva de los bebés, etc) y sobreesfuerzos musculo-esqueléticos y posturas forzadas (coger en brazos a los niños, inclinación del torso para jugar con ellos, ayudarles en el comedor, etc).

Medidas preventivas:

  1. Información/formación sobre medidas higiénicas y normas de higiene personal: uso de guantes y ropa de trabajo (gestión externa de la citada ropa).
  2. Promoción de campañas y programas de vacunación.
  3. Formación /información en manejo manual de cargas y posturas forzadas
  4. Adecuar espacios de trabajo ergonómicos, como por ejemplo en la zona de cambiadores instalar unos escalones que permita al alumno (con la ayuda del profesor) subir hasta dicho punto. Minimizamos el esfuerzo de elevar a los niños.
  5. Elaborar una guía de buenas prácticas en el manejo manual de los alumnos, de tal forma que se eviten futuras patologías derivados del manejo manual de cargas de los niños.
  6. Introducir ejercicios de estiramiento y calentamiento dentro de la jornada laboral.

 

profesores de educación física

 

Profesores de educación física: fatiga física (sobreesfuerzos y posturas), y lesiones producidas por sobrecarga muscular al realizar labores propias del puesto.

Medidas preventivas:

  1. Disponer de una guía (elaborada con la ayuda de profesionales especializados) que recoja ejercicios de calentamiento, estiramiento, posturas correctas al realizar el ejercicio, etc. antes, durante y después de finalizar cada clase.
  2. Disponer de un protocolo de actuación ante la detección de síntomas o daños en el organismo al realizar el ejercicio físico: medidas de protección y prevención.

 

Profesores de laboratorio: contacto y exposición a productos químicos.

Medidas preventivas:

  1. Realizar un inventario de los productos utilizados y eliminar aquellos peligrosos (ayudarse de las fichas de seguridad de cada producto).
  2. Implantar el uso de equipos de protección individual.
  3. Instalar sistemas de extracción localizada (campanas extractoras)

 

Profesores de aulas: violencia en las aulas (agresiones por parte de alumnos)

Medidas preventivas:

  1. Disponer de protocolo de actuación ante agresiones
  2. Informar/formar a los trabajadores sobre el protocolo a seguir ante situaciones conflictivas con alumnos que ayude a reconducir la situación.

Pero la vuelta a las aulas nos trae un nuevo riesgo generalizado, que es la prevención de los contagios del COVID-19, que abordaremos en el próximo artículo.

SEPTIEMBRE POST COVID-19. VUELTA A LAS AULAS

SEPTIEMBRE POST COVID-19. VUELTA A LAS AULAS

EMESA PREVENCION, para garantizar el cumplimiento de las medidas de higiene y prevención dictadas por el Ministerio de Sanidad tanto para los trabajadores como para los niños, el Plan para la transición a una nueva normalidad del Gobierno de España de los colegios, que atienden a niños y niñas, establece los siguientes criterios de cara a la apertura de centros durante la crisis sanitaria de la Covid-19.

Sin perjuicio de los siguientes criterios ha de tenerse en cuenta lo reflejado en la Orden SND/414/2020, de 16 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación del Plan para la transición hacia una nueva normalidad y la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, dictadas tras la declaración del estado de alarma en aplicación del Plan para la Transición hacia una nueva normalidad, en lo que se refiere a las medidas de higiene y prevención para centros educativos y que pueden ser aplicables a este tipo de centros.

 

Medidas preventivas para los profesores

  1. Siempre que sea posible, se fomentará la continuidad del teletrabajo.
  2. No acudir al trabajo si se presenta cualquier sintomatología (tos, fiebre, dificultad al respirar, etc.) que pudiera estar asociada con el COVID-19 y contactar con el teléfono de atención al COVID-19 de la comunidad autónoma.
  3. No acudir al trabajo si se ha estado en contacto estrecho con una persona con síntomas a una distancia menor de 2 metros durante un tiempo de al menos 15 minutos o se ha compartido espacio sin guardar la distancia interpersonal con una persona afectada por el COVID-19.
  4. Los trabajadores de grupos vulnerables (personas con enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad pulmonar crónica, diabetes, insuficiencia renal crónica, inmunodepresión, cáncer en fase de tratamiento activo, enfermedad hepática crónica severa, obesidad mórbida (IMC>40), embarazo y mayores de 60 años), deberán informar a la empresa para que se adopten las medidas de protección necesarias.
  5. Evitar el saludo con contacto físico, incluido el dar la mano.
  6. Mantener la distancia interpersonal y evitar aglomeraciones. En caso de no poder mantener la distancia de seguridad recomendamos el uso de mascarilla con filtro
  7. Evitar el uso de equipos de otros trabajadores. En caso de que sea necesario, desinfectar antes de usarlos. Si no es posible, lavar las manos inmediatamente después de haberlos
  8. La higiene de manos es la medida principal de prevención y control de la infección. Si las manos están visiblemente limpias la higiene de manos se hará con productos de base alcohólica; si estuvieran sucias o manchadas con fluidos se hará con agua y jabón antiséptico.
  9. Las uñas deben llevarse cortas y cuidadas, evitando el uso de anillos, pulseras, relojes de muñeca u otros adornos. Recoger el cabello largo en una coleta o moño bajo.
  10. Cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables al toser o estornudar y desecharlo en un cubo de basura que cuente con cierre. Si no se tiene pañuelo de papel debe toser o estornudar sobre su brazo en el ángulo interno del codo, con el propósito de no contaminar las
  11. Evitar tocarse los ojos, la nariz o la
  12. Desinfectar los objetos personales con alcohol 70º.

 

Medidas preventivas específicas

  1. La asistencia de los niños al centro será posible siempre y cuando no presenten síntomas de carácter respiratorio. Deberán aportar una declaración responsable firmada por uno de sus progenitores al menos en la que aseguren que durante los 14 días previos a su incorporación al centro, el niño no ha sufrido tos, fiebre, cansancio o falta de aire y no ha estado en contacto con ninguna persona con estos síntomas
  2. Una vez incorporado, si se da alguna de estas circunstancias, deberá acudir de forma inmediata al centro de salud, sin que pueda asistir de nuevo al centro infantil sin el correspondiente informe médico que asegure que no existen riesgos de contagio.
  3. Los centros deberán garantizar la atención de los niños en locales de uso exclusivo y con acceso independiente desde el exterior.

separación distancia seguridad en aulas

 

  1. En aulas, dormitorios, espacios en interior en resumen, reservarán dos metros para cada niño. Es conveniente reservar este espacio a cada niño mediante bandas en el suelo.
  2. Por tanto el número de niños recomendable es el que de acuerdo con el tamaño de las estancias permita mantener la distancia de dos metros de seguridad.
  3. Es aconsejable que, siempre que puedan respetarse las condiciones higiénicas, los niños estén al aire libre, garantizando que mantengan la distancia física recomendada.
  4. Deberán disponer de aseos separados para los niños y para los profesionales y un espacio de juegos al aire libre, preferentemente en el centro.
  5. La dirección del centro deberá asegurar que se adoptan las medidas de limpieza y desinfección adecuadas a sus características, con especial atención a las zonas de uso común y a las superficies de contacto más frecuentes como pomos de puertas, mesas, muebles, pasamanos, suelos, perchas, et
  6. Tras una limpieza previa y exhaustiva, se deberán utilizarán jabones, detergentes y agua. Además, para la desinfección de superficies, agua y productos con acción viricida. Podrá utilizarse lejía diluida (20 ml de lejía por cada litro de agua del grifo).
  7. Los materiales y elementos utilizados en estas tareas deberán limpiarse y desinfectarse después de cada uso. Se recomienda el empleo de paños de un solo uso. En todo caso, los materiales y los equipos de protección se desecharán de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos.
  8. Las medidas de limpieza se extenderán también a las zonas reservadas a los trabajadores, tales como vestuarios, aseos, cocinas, etc.
  9. Los trabajadores deben llevar ropa adecuada, distinta a la de calle.
  10. Los centros deberán proveer a sus trabajadores del material de protección necesario para la realización de sus funciones.
  11. El calzado de los niños y de los trabajadores deberá desinfectarse antes de acceder al interior del centro o sustituirse por otro limpio previamente desinfectado.
  12. Niños y trabajadores deberán lavarse las manos y/o gel hidroalcohólico cada vez que se valore necesario en función del nivel de ensuciamiento o de contacto con otras personas o utensilios de uso común.
  13. Los aseos, que deberán ser objeto de limpieza y desinfección al menos tres veces, deberán ser utilizados individualmente, aunque, en el caso de los niños, podrán ser atendidos por un profesional si es necesario.
  14. Las instalaciones deben ventilarse diariamente. Como mínimo, entre 15 y 20 minutos antes de iniciar la actividad y cada vez que se vacía el recinto. Se recomienda mantener abiertas puertas y ventanas, evitando corrientes directas sobre las personas, para aumentar la circulación del aire.
  15. En el caso de disponer de aire acondicionado, los equipos deberán ser revisados por un técnico de mantenimiento antes de proceder a su utilización, siempre y cuando el técnico responsable certifique que  el sistema se encuentra  en  buen  estado, establezca por escrito la fecha de la próxima revisión y se mantengan las condiciones de limpieza y desinfección que garanticen su utilización sin riesgos.
  16. Si los centros disponen de ascensor o montacargas, deberán limitar su uso al mínimo imprescindible por un solo niño acompañado por una sola persona adulta.
  17. Se deberá disponer de papeleras, a ser posible con tapa y pedal, en los que poder depositar pañuelos y cualquier otro material desechable. Dichas papeleras deberán ser limpiadas de forma frecuente, y al menos una vez al día.
  18. La organización de la circulación de personas y la distribución de espacios deberá modificarse, cuando sea necesario, con el objetivo de garantizar la posibilidad de mantener la distancia física, siendo conveniente utilizar una puerta de entrada y otra de salida para evitar contactos o contaminaciones cruzadas de zonas limpias y zonas no higienizar.

El coronavirus (SARS-CoV-2) está presente en las gotas que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma.

Por el tamaño que tienen, estas gotas no pueden llegar a través del aire a una distancia superior a 1,5-2 metros. A partir de ese momento las gotas caen y se depositan contaminando el mobiliario y otras superficies. El contagio puede producirse si estamos a una distancia menor de 1,5-2 metros de una persona enferma o si tocamos superficies «contaminadas» y después nos llevamos las manos a la boca, la nariz o los ojos.

 

¿Y cuándo hay que lavarse las manos?

  1. Antes de tocarse la boca, la nariz o los ojo
  2. Antes de tocar alimentos que vayamos a ingerir.
  3. Después del contacto estrecho con personas con síntomas respiratorio
  4. 4) Después  del   contacto   con   superficies   potencialmente contaminadas.
  5. Después del contacto con superficies de uso frecuente (por ejemplo, puertas, barandillas y pasamanos).
  6. Tras situaciones con elevada concentración de personas (por ejemplo, transporte público, conciertos y otro tipo eventos con gran afluencia de público, ámbito escolar, etc.).
  7. Cuando se tienen síntomas respiratorios, justo después de utilizar el pañuelo o de cualquier otra situación donde las manos hayan podido entrar en contacto con las secreciones respiratorias (toser, estornudar, etc.).

 

¿Cómo se lavan correctamente las manos?

Las manos deben lavarse con agua y jabón (si no se dispone de agua y jabón, es posible su reemplazo eventual con soluciones hidroalcohólicas).

Para que el lavado sea realmente efectivo, siempre se debe utilizar jabón junto con el agua. Si se usan adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los microorganismos que producen las enfermedades. El lavado de las manos debe realizarse empleando el tiempo suficiente (40-60 segundos) y utilizando la técnica adecuada  (como  los  profesionales sanitarios):

lavar bien las manos

 

  1. Mójate las manos con agua y aplica suficiente jabón.
  2. Junta las palmas y frótalas entre sí.
  3. Ahora, también con los dedos entrelazados.
  4. Después, cada palma contra el dorso de la otra, entrelazando los dedo
  5. Frota el dorso de los dedos de cada mano contra la palma de la otra.
  6. Coge cada pulgar con la otra mano y haz movimientos de rotación.
  7. Pon la punta de los dedos de cada mano en la palma de la otra y haz movimientos de rotación.
  8. Frota las muñecas.
  9. Aclara tus manos y sécalas con una toalla. Si estás en un lavabo público, usa una toalla de papel de un solo uso, utilizándola también para cerrar el grifo y accionar el picaporte de la puerta, desechándola después.

 

buenas prácticas protección virus

como lavarse las manos bien

 

como lavarse las manos bien_2

 

forma correcta de estornudar y toser

 

PROTECCIÓN SOLAR

PROTECCIÓN SOLAR

Continuando con las publicaciones que hemos realizado sobre el sol y sus efectos (EFECTOS DEL SOL) y (DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE PIEL), EMESA PREVENCIÓN quiere hacer algunas aclaraciones y recomendaciones sobre la manera de protegernos de los efectos dañinos de la radiación solar.

La primera barrera y la más efectiva que no debemos olvidar es la ropa. Ya que las lesiones asociadas a la exposición solar excesiva se suelen dar en las áreas descubiertas de nuestra piel (cara, orejas, labios, etc). Por tanto, es fundamental sombreros de ala ancha y ropa que nos cubra cuando vayamos a estar expuestos mucho tiempo al sol, especialmente en las horas centrales del día (11-16h).

 

sombrero ala ancha proteccion

 

En la actualidad existen prendas confeccionadas con tejidos que nos ofrecen una protección solar extra, aunque ésta depende del entramado del tejido, color y del grosor. Hay prendas como por ejemplo unos pantalones vaqueros, que nos ofrecen un factor de protección total, pero no la usamos para practicar deporte al aire libre o para estar en la playa o piscina. Influye también si la prenda está mojada o no, ya que si lo está se reduce sustancialmente su efecto protector, y es un detalle a tener en cuenta si se va a utilizar por ejemplo para protegerse cuando uno se está bañando o uno ha sudado.

No olvidarnos tampoco de usar gafas solares para proteger nuestros ojos donde también las radiaciones solares pueden producir lesiones.

La ventaja de usar este tipo de productos frente a los protectores solares clásicos es que su protección permanece inalterable al roce y uso y no hace falta reaplicación. Ni tampoco tiene efectos dañinos para el ecosistema por contaminación del agua del mar, ya que la mayoría de los componentes de los protectores solares pueden tener un efecto tóxico para la flora y fauna marina.

 

PROTECCIÓN EN LA PLAYA

 

Protectores solares

En Europa, la legislación regula la clasificación de los protectores solares cosméticos según su factor de protección solar (SPF). Este factor es un índice que nos indica cuanto aumenta el tiempo de exposición solar sin quemarnos.

Existen cuatro categorías de nivel de protección según el SPF:

  1. Baja (6 y 10)
  2. Media (15, 20 y 25)
  3. Alta (30 y 50)
  4. Muy alta (50+)

 

protección solar infantil

 

Según el fototipo (capacidad que tiene nuestra piel para absorber las radiaciones de tipo solar), que tenga cada persona y el índice de rayos UV se recomienda un SPF de un nivel u otro. En nuestro país en verano se recomendaría alta o muy alta para la mayoría de las exposiciones.

Es muy importante recordar que hay que aplicar una cantidad suficiente de producto y reaplicar cada de manera frecuente, cada 2-3h y después de los baños. Y aplicarlo unos 20-30 minutos antes de la exposición ya que algunos protectores necesitan un tiempo para actuar (filtros químicos).

Los protectores solares se encuentran en la actualidad en numerosos formatos (crema, gel, polvo, barra, etc.) y pueden contener filtros físicos (bloquean la radiación solar) o químicos (la absorben neutralizando sus efectos dañinos) o ambos. Los filtros químicos no suelen ser recomendados para personas con piel sensible o alergias, pero a la vez tienen la ventaja de que suelen ser menos pesados en la piel sin producir el efecto máscara blanca.

Es fundamental recordar que además de usar el protector solar deberíamos reducir la exposición solar buscando la sombra, y evitando las horas centrales del día.

El índice de radiación UV mide la intensidad de la radiación UV. Cuando es moderada o alta existe necesidad de protección frente a ella. En España durante el verano puede llegar a ser muy alta o extremadamente alta en muchas partes del país.

Fototipos

Se establecen diferentes fototipos que son tipos de piel en función de su respuesta ante la exposición solar:

  • Tipo I: Personas con piel blanca, pelirrojos, con ojos claros (azules o verdes) y pecas. Presentan fácilmente quemaduras importantes después de exponerse al sol. No se broncean nunca.
  • Tipo II: Personas rubias, con ojos claros (azules o verdes). Se queman con facilidad y en alguna ocasión llegan a broncearse.
  • Tipo III: Corresponde a la raza caucásica. Tienen ojos grises, pelo castaño, raramente se queman y llegan a broncearse, si consiguen no quemarse.
  • Tipo IV: Son morenos de piel y con ojos oscuros (marrones o negros). Sufren quemaduras mínimas y se broncean muy fácilmente.
  • Tipo V: Personas con piel y ojos muy oscuros. Habitualmente no se queman y se broncean rápidamente y de color muy intenso.
  • Tipo VI: Personas de raza negra. En alguna ocasión también pueden quemarse.

A la hora de usar protección solar debemos también tener en cuenta si es la primera exposición o si estamos ya bronceados y las diferentes partes del cuerpo.

EFECTOS DEL SOL

EFECTOS DEL SOL

En este mes de junio, después de haber pasado muchas semanas en confinamiento, por fin podremos disfrutar de días más largos y de más horas de luz. Desde EMESA Prevención S.L. queremos recordar algunos de los efectos del sol, tanto los buenos como los malos.

Efectos beneficiosos:

  1. El sol influye en el estado de ánimo de los seres vivos. En las personas su falta en los meses de otoño-invierno puede producir un trastorno afectivo estacional. Para la regulación del humor es más importante la cantidad de horas de luz que la cantidad de rayos absorbidos. En algunos países recurren a la fototerapia con lámparas que imitan la luz solar para mitigar los efectos de su falta en determinadas épocas del año. Pero sin duda no es nada comparado con la suerte de poder disfrutar de un paseo al aire libre en día soleado, que es un remedio excelente para mejorar el estado de ánimo.

gente positiva

  1. El sol ayuda a producir vitamina D, que es una vitamina liposoluble que se obtiene también a través de ciertos alimentos. Esta vitamina interviene en el metabolismo del calcio en los huesos para ayudar a fijarlo. Para obtener la vitamina D3 a través del sol, sería suficiente con unos 15 minutos diarios, o un equivalente de 30 minutos dos o tres veces a la semana. Pero no abusar para no alcanzar los efectos dañinos de la radiación solar. Además, hay que incluir en la dieta lácteos enteros, huevos y pescado azul.

vitamina d

Efectos dañinos:

La melanina es el pigmento que produce el cuerpo al exponerse a las radiaciones solares para protegernos del sol, que a su vez es el pigmento que nos da el color bronceado. Es el mecanismo con el que nuestra piel trata de defenderse, pero no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos que el sol puede producir en nuestra piel.

Cuando abusamos de la exposición solar podemos tener efectos dañinos tanto a corto como a largo plazo.

  1. Quemaduras o eritemas solares: la exposición excesiva a la radiación ultravioleta puede producirnos quemaduras en la piel y mucosas con dolor, enrojecimiento y hasta aparición de ampollas. En ocasiones puede producir también fiebre y por supuesto malestar general.
  2. Agravamiento de enfermedades previas de la piel como el lupus o el acné. Aunque a veces al principio el acné puede parecer que está mejorando por la acción antinflamatoria de los rayos solares y antibacteriana, luego puede tener un efecto rebote al haber engrosado la capa córnea y producir una hiperpigmentación de las lesiones.
  3. Alergia solar o erupción solar benigna.
  4. Manchas solares: favorece la aparición de manchas solares y oscurecer las que ya teníamos, en el caso de léntigos, melasma, hiperpigmentación postinflamatoria, etc.
  5. Herpes labial: las personas afectadas por el virus herpes simplex tipo 1 suelen tener recidivas en los meses de verano debido a la exposición solar.
  6. Fotosensibilidad tras algunos cosméticos o medicamentos.

A largo plazo los efectos de la radiación solar sobre nuestra piel pueden producir:

  1. Fotoenvejecimiento: caracterizado por la aparición de arrugas, pérdida de firmeza y elasticidad de la piel, junto a manchas solares.
  2. Cáncer de piel: De diferentes tipos, tanto melanomas como carcinomas cutáneos: basocelulares (los más frecuentes) o espinocelulares. Las radiaciones son capaces de producir mutaciones en el material genético e iniciar el proceso de carcinogénesis en las células de nuestra piel.

No debemos olvidar la famosa frase de que “la piel tiene memoria”, y los daños en la piel son acumulativos, y las quemaduras solares y exposición excesiva al sol, con el tiempo puede llevarnos a tener un envejecimiento prematuro de la piel, o incluso a desarrollar alguno de los tipos de cáncer de piel.

Por eso, cada vez que nos expongamos al sol, tanto en la vida laboral como extralaboral, debemos tomar las medidas de prevención adecuadas para tratar de disminuir estos efectos dañinos.

crema solar

Recomendaciones:

  • Evita la exposición solar entre las 10:00 a. m. y las 4:00 p. m.Los rayos del sol son más fuertes en este período, de manera que debes organizar las actividades al aire libre en otros horarios.
  • Evita tomar sol y las camas solares.Si usas una cama solar para tener un bronceado de base no disminuye el riesgo de sufrir una quemadura solar.
  • Cúbrete las partes expuestas al sol.Cuando estés afuera, protege la cabeza y utiliza ropa que te cubra (incluso los brazos y las piernas).
  • Usa crema protectora solar de manera frecuente y de alto nivel de protección.
  • Vuelve a aplicar la crema protectora solar cada 40 u 80 minutos, o antes si nadas o transpiras.
13 DE JUNIO, DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE PIEL

13 DE JUNIO, DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER DE PIEL

El 13 de junio, se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Piel, que pretende informar y concienciar a la población sobre esta enfermedad, que es el tipo de tumor más frecuente a nivel mundial.

Como dice la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), «la piel es una importante parte de nuestro organismo que debemos cuidar con esmero, no sólo por estética sino también por salud”.

Radiaciones Ultravioletas y sus efectos.

La radiación ultravioleta (UV) son radiaciones no ionizantes emitidas por el sol y algunas fuentes artificiales. Los efectos del sol los hemos recordado en un artículo anterior sobre protegerse del sol mientras trabajas y en otro anterior sobre el día mundial del ozono.

La radiación UV se clasifica en tres tipos principalmente: UVA, UVB Y UVC. Esta clasificación obedece a su longitud de onda, medida en nanómetros.

La capa de ozono de la tierra absorbe la radiación UVC y la mayor parte de la UVB, por lo que la mayoría de radiación UV que nos llega es la de tipo UVA.

 

radiación UVB

La radiación UVB tiene una capacidad de penetrar en la piel menor que la UVA, y produce sobre todo el bronceado, pero también es la causa principal de las quemaduras solares  y puede intervenir en el desarrollo de cáncer de piel. La radiación UVA penetra más profundamente en la piel, y produce envejecimiento precoz de la piel, manchas y alergias solares. Además de su implicación en la génesis del cáncer de piel.

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es un crecimiento descontrolado de las células de la piel, producido por un daño en el material genético de estas causado fundamentalmente por las UVA y UVB, por eso se suele manifestar con mayor frecuencia en la piel expuesta al sol (aunque no exclusivamente, ¡ojo!).

Tipos de cáncer de piel

Los principales son: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular o de células escamosas y el melanoma.

  1. El carcinoma de células basales es el más frecuente. Prácticamente todos aparecen en áreas del cuerpo expuestas al sol como cara, orejas, cuero cabelludo, hombros y espalda. Puede ser invasivo a nivel local, con crecimiento lento pero progresivo, pero no tiene capacidad de dar metástasis.
  2. El carcinoma espinocelular o de células escamosas es el segundo cáncer de piel en frecuencia. ​​Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque suelen darse en áreas del cuerpo expuestas al sol como el basocelular. El riesgo de padecerlo se incrementa con los años, porque el daño provocado por la exposición solar en las células es acumulativo. Tiene capacidad para producir metástasis, sobre todo a nivel ganglionar, pero esto sólo ocurre en casos muy avanzados.
  3. Melanoma: es mucho menos frecuente que los dos tipos anteriores, pero es más agresivo, por lo que es más probable que metastatice a otras partes del cuerpo tras invadir el tejido que lo rodea. La mayoría se originan en la piel pero pueden aparecer en otras partes del cuerpo, como mucosas y ojos. Tiene mayor incidencia en personas de piel y ojos claros, y pelo rubio o pelirrojo.

 

 

Las principales características del melanoma son:

  • A: Asimetría, manchas que no son simétricas
  • B: Bordes irregulares
  • C: Color con diferentes tonos entre marrón y negro.
  • D: Diámetro igual o superior a 6 mm.
  • E: Evoluciona en tamaño y forma

 

tipos de lunares melanomas

 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

EMESA PREVENCIÓN resalta una serie de recomendaciones generales:

  1. Tomar medidas para protegerse del sol durante todo el año, no sólo en verano, también en días nublados.
  2. Reducir la exposición solar, sobre todo en las horas centrales del día (11-16h).
  3. Usar ropa, sombrero y gafas de sol para protegerse.
  4. Aplicar cantidad suficiente de protección solar antes de la exposición y reaplicar de manera frecuente.
  5. No exponer a los bebés ni niños directamente al sol. La exposición prolongada al sol durante la infancia aumenta el riesgo de cáncer de piel en el adulto. Y no deben usarse protectores solares en bebés menores de 6 meses.
  6. Evitar que se produzcan quemaduras solares.
  7. Aunque las personas de piel oscura tienen menor incidencia de cáncer de piel, también han de seguir las medidas preventivas.
  8. Ciertos alimentos ricos en vitamina C o en carotenos, ayudan a contrarrestar los efectos de las radiaciones solares.
  9. Realizar autoexamen de su piel para detectar cambios y lesiones nuevas.
  10. Acudir anualmente al dermatólogo para control de su piel.

 

ALERGIA – RECOMENDACIONES GENERALES LABORALES Y EXTRALABORALES

ALERGIA – RECOMENDACIONES GENERALES LABORALES Y EXTRALABORALES

En primavera, época de alergias, desde EMESA Prevención queremos recordar algunos aspectos y presentar recomendaciones al efecto. Esta primavera nos encontraremos con sintomatología respiratoria que puede estar solapada con otros síntomas de la pandemia, por lo que debe tenerse en cuenta la etiqueta respiratoria del COVID-19 (lavado de manos frecuente, toser sobre el codo, mantener distancias, etc.).

¿Cómo se produce la alergia?

La reacción alérgica se desencadena cuando una persona entra en contacto con una sustancia a la que ha estado previamente sensibilizada. En la primera fase de sensibilización, el cuerpo entra en contacto con un alergeno y produce unos anticuerpos del tipo IgE. El sistema inmunitario ha detectado esa sustancia como un invasor externo. Las personas alérgicas tendrán elevada en sangre la IgE total y además la específica de los distintos alergenos a los que hayan desarrollado alergia.

Las siguientes veces que el cuerpo se expone a esa sustancia que el cuerpo ha reconocido como perjudicial, los anticuerpos IgE se unen al alergeno y las células denominadas mastocitos liberan una serie de sustancias, entre ellas la histamina, responsables de la reacción que se produce para proteger al organismo. Esta histamina produce una reacción inflamatoria, con dilatación de vasos sanguíneos e inflamación de las mucosas. Y cada vez que la persona alérgica se vuelva a exponer a esa sustancia se desencadenará la reacción, incluso si la exposición es a concentraciones muy bajas o si ha estado mucho tiempo sin entrar en contacto con esa sustancia. Pueden producirse síntomas tanto de manera inmediata como retardada.

¿Cuáles son los alergenos más frecuentes?

No todas las sustancias tienen la misma capacidad de producir una reacción alérgica, los alergenos más frecuentes son:

  1. Ácaros del polvo: son insectos microscópicos de la familia de los arácnidos que viven en el polvo especialmente en ambientes cálidos y húmedos (colchones, sábanas, alfombras…) y que se alimentan de piel descamada.
  2. Polen: formado por partículas de tamaño microscópico producidas por flores, árboles, césped…
  3. Hongos y Mohos: aparecen en ambientes cálidos y húmedos, como cocinas, baños y sótanos.
  4. De origen animal: en el pelo, plumas o piel de los animales existen proteínas depositadas por ejemplo cuando estos se lamen.
  5. Alérgenos alimentarios: A proteínas presentes en frutas, pescados y marisco, huevos, frutos secos, etc. A veces se pueden producir reacciones cruzadas entre ellas o en personas con alergia al látex.
  6. Sustancias químicas: presentes en productos de cosmética, limpieza, etc. Muy frecuentes en el ámbito laboral.
  7. Medicamentos: a antibióticos, antiinflamatorios, etc.
  8. Picaduras de insectos: pueden producir reacciones graves de anafilaxia.

¿Qué síntomas produce?

  1. Cutáneos: en forma de picor, enrojecimiento, inflamación de la piel…
  2. Digestivos: vómitos, diarrea, dolor abdominal…
  3. Oculares: lagrimeo, picor, sensación de cuerpo extraño…
  4. Respiratorios: tos, silbidos, disnea…
  5. Alteraciones sanguíneas en la serie roja y blanca.
  6. Otorrinolaringológicos: secreción nasal, picor, estornudos, congestión…
  7. Anafilaxia: reacción alérgica grave en todo el cuerpo potencialmente mortal si no se trata.

 

alergia piel

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

  1. Evitar la decoración con objetos que suelan atrapar polvo como las moquetas y tapicerías.
  2. Utilizar filtros de aire acondicionado y cambiarlos frecuentemente.
  3. Mantener unas condiciones de temperatura y humedad adecuadas.
  4. Airear diariamente las estancias después del medio día y mantener las ventanas el resto del tiempo cerradas.
  5. Evitar contacto con animales en personas alérgicas.
  6. Limpiar frecuentemente con un aspirador.
  7. Utilizar fundas de colchones antiácaros.
  8. Lavar de manera habitual peluches, cojines, cortinas, etc.
  9. No permanecer cerca del césped cuando lo están cortando.
  10. Evitar humo, polvo y sprays. La contaminación también empeora los síntomas de la alergia.
  11. Cambiarse de ropa y ducharse al volver a casa.
  12. Si es alérgico a picaduras de insectos mantenerse fuera de zonas ajardinadas y basuras, y utilizar ropa de manga y pantalones largos de colores no llamativos.

¿Y en el trabajo?

De igual manera, en el entorno laboral se producen cuando el cuerpo reacciona de una manera excesiva a la exposición en el trabajo a un agente al que se está previamente sensibilizado. Esta sensibilización ha podido ocurrir tanto dentro como fuera del mismo, según donde hayan tenido lugar las primeras exposiciones a la sustancia. Son enfermedades laborales muy frecuentes, aunque muchas veces no son reconocidas como tales. En ocasiones los síntomas pueden ser producidos por irritación de determinadas sustancias y no por una reacción alérgica en sí. Generalmente las alergias afectan a un porcentaje menor de trabajadores, y los síntomas producidos por toxicidad o irritación de las sustancias suelen afectar a un grupo mayor, aunque sea con diversidad de gravedad.

Existen numerosísimos alergenos en el mundo laboral, y su estudio es complejo por haber normalmente exposición a diversos agentes. Estas enfermedades pueden a veces cursar con incapacidades totales para su trabajo habitual.

 

alergia manos

 

Para diagnosticar una alergia de origen laboral habrá que realizar una completa historia clínico-laboral junto con pruebas diagnósticas. Hay que recabar mucha información y en ocasiones es un proceso complejo y laborioso. Son necesarias las fichas de seguridad de los productos y las medidas preventivas establecidas por la empresa. Ante la sospecha de síntomas de alergia producida en el trabajo habrá que informar a su superior para que le remita a la entidad gestora de las contingencias profesionales para iniciar un estudio. Si el resultado del estudio identifica algún agente productor de la alergia habrá que adoptar las medidas necesarias en la empresa para evitar dicha exposición. A veces es necesario incluso un cambio de puesto de trabajo.

Además, siempre habrá que:

  • Utilizar de manera correcta todos los equipos de protecciones proporcionados por la empresa, y mantenerlos de forma adecuada.
  • Utilizar todos los productos siguiendo las instrucciones de las etiquetas y fichas de seguridad.
  • Informar de alergias que se padezcan durante la vigilancia de la salud y si se trata de alergias potencialmente graves (látex, picaduras, etc) llevarlas identificadas encima.

 

ALERGIA – RECOMENDACIONES GENERALES LABORALES Y EXTRALABORALES