Campaña de Salud Prostática

Campaña de Salud Prostática

CAMPAÑA DE SALUD PROSTÁTICA 2021/2022. EL 22 % DE LOS CÁNCERES MASCULINOS SON CÁNCER DE PRÓSTATA

Comenzamos en EMESA Prevención la campaña de Salud Prostática para el 2021/2022, para realizar las pruebas diagnósticas en noviembre 2021.

Puedes solicitar información de la campaña en vigilancia@emesaprevencion.com

La Campaña va dirigida a

  • Empresas responsables con la vigilancia de la salud de sus trabajadores que quieran prevenir las complicaciones derivadas de la aparición del Cáncer Prostático en su personal mayor de 50 años.
  • Trabajadores que quieran tener un seguimiento de la evolución de su tejido prostático y detectar precozmente complicaciones cancerígenas de próstata.

 

¿Qué es la próstata y para qué sirve?

La próstata es un órgano que se encuentra en el aparato reproductor masculino, justo debajo de la vejiga y delante del recto, cuya principal función es producir el líquido seminal que mantiene vivos y nutridos a los espermatozoides. Está atravesada por la uretra, que conecta la vejiga con el exterior a través del pene, y permite evacuar la orina.

 

¿Por qué es importante revisar la próstata?

Según datos de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el 69,5% de los hombres habían afirmado haber sufrido alguno de los síntomas asociados con la próstata, pero solo el 31,8% habían consultado con el urólogo. Un dato un poco alarmante si nos detenemos a pensar que el 22% de los casos de cáncer en hombres españoles son exactamente cáncer de próstata.

 

ilustración próstata

 

PRINCIPALES ENFERMEDADES QUE PUEDEN AFECTAR A LA PRÓSTATA

  • Prostatitis: Se trata de una infección en la próstata que suele estar acompañada de una necesidad imperiosa de ir al baño, escozor, ardor y malestar en general, que afecta el buen funcionamiento del miembro masculino.
  • Hiperplasia benigna: Se suele presentar en todos los varones mayores de 50 años, y no es más que el recrecimiento o inflamación de la próstata, lo cual ocasiona una cierta obstrucción al momento de orinar.
  • Cáncer de próstata: Es uno de los padecimientos más frecuentes en los hombres de toda Europa, paro sobre todo en España. Puede ser detectado a tiempo si se realizan de forma continua visitas al urólogo. También es una de las enfermedades con menor rango de mortalidad, ya que la mayoría de los afectados logran eliminar o controlar el cáncer de forma satisfactoria.

SÍNTOMAS QUE PUEDEN ANUNCIAR UN PROBLEMA EN LA PRÓSTATA

  • Dificultad para orinar o mucho dolor al hacerlo.
  • Aumento en el número de veces que vas al baño a orinar.
  • Problemas de incontinencia.
  • Perdidas nocturnas de orina.
  • Bloqueo en la vía urinaria.
  • Orinar con sangre
  • Etc.

Pero el principal aviso que nos debe alertar es la realización de una analítica que determine las cifras de PSA, que es indicativa su elevación para realizar un estudio más complejo -tacto rectal, ecografía, ecografía transrectal, resonancia multiparamétrica, etc.-, indicado por su especialista en urología.

 

Los exámenes de salud urológicos de la Campaña Preventiva del Cáncer Prostático, podemos realizarlos, en una sola cita, de manera conjunta con los reconocimientos médicos periódicos que se efectúan a los trabajadores en su vigilancia de la salud individual.

Vacunas que protegen

Vacunas que protegen

LA VACUNA PROTEGE, PERO NO IMPIDE CONTAGIOS

Ante el bombardeo informativo que sufrimos diariamente de carácter científico/técnico -lamentablemente escaso-, tertuliano/periodísticamente -en consonancia con su línea editorial– y político –dirigido y manipulado oportunamente- queremos expresar, salvaguardando la libertad de expresión, que la información debe ser clara, suficiente, basada en hechos probados, etc., y que no dé lugar a confusión que pueda generar desinformación o una información tóxica.

Las vacunas estimulan el sistema inmunitario y crean mecanismos defensivos ante la infección, pero no impide contagios. En ningún caso las vacunas que utilizamos te protegen de poder infectarte y la creencia popular es: que a mí no me afecta el virus porque ya estoy vacunado. Circunstancia ésta que hay que desmentir.

La enorme contagiosidad de la variante delta, cuatro veces más contagiosa que la de Wuhan y con un RO (cifra de contagios que una persona infectada es capaz de contagiar) similar a la varicela -entre 10 y 12- y muy superior al virus alfa, SARS, MERS, Gripe o viruela -entre 2 o 3-, hace que debamos estar más atentos que nunca a las medidas básicas de prevención (ventilación, distancia interpersonal y sobre todo el uso de la mascarilla).

La carga viral de los infectados se transmite a otras personas y con las vacunas actuales no se previene la diseminación del virus, incluso entre las personas vacunadas.

Otra cosa es que afecte menos a las personas que ya han adquirido cierta inmunidad, bien por haber sobrepasado la enfermedad o por estar vacunada.

Recordemos que hay dos tipos de inmunidad que se produce en la población:

  • La Inmunidad celular, es aquella que se desarrolla mediante los linfocitos B al producir anticuerpos neutralizantes y puede durar años, como en el caso del SARS o del MERS. Su diagnóstico es más cotoso y difícil de realizar y hay estudios que indican que en el COVID-19 es más alta que la humoral.
  • La inmunidad humoral, se desarrolla mediante los linfocitos T que se crean en la médula ósea y luego maduran en el timo, al producir anticuerpos, es la que se espera conseguir con la vacuna. En una primera fase crea anticuerpos IGM que luego se transforman en IGG y ante una infección en la segunda fase recuerda los IGG con mayor rapidez y en mayor cantidad.

 

Que vacunas disponemos

La Agencia Europea del Medicamento ha autorizado poner en circulación hasta cuatro vacunas contra el coronavirus: Pfizer-Biontech, Moderna, Astrazeneca y Janssen. Las dos primeras utilizan técnicas de ARN mensajero y los dos restantes utilizan un vector viral. Cada una tiene sus propias características y eficacia, una información que varía conforme avanza la investigación científica y se conocen algunos de los efectos secundarios que están apareciendo.

proceso de vacunación hospital

 

Según la información del Ministerio de Sanidad sobre las diferentes vacunas aprobadas.

Moderna

Esta vacuna frente a COVID-19 protege de desarrollar un cuadro grave en caso de enfermar. La pauta de vacunación completa con la vacuna de Moderna es de dos dosis. La segunda dosis se administrará, como mínimo, 1 mes después de la primera, pudiéndose superar este intervalo de tiempo sin perder eficacia. La máxima protección no se alcanza hasta que no hayan pasado 14 días después de la segunda dosis. Si usted ha tenido un diagnóstico de haber padecido la infección por el coronavirus (con o sin síntomas) y tiene 65 o menos años, se recomienda que solo reciba una dosis de esta vacuna. Es posible que pueda sufrir algunos efectos secundarios tales como inflamación y dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, fatiga, dolor muscular o de articulaciones, escalofríos y fiebre, náuseas y vómitos, todos ellos generalmente de intensidad leve o moderada y que se resuelven en dos o tres días. Estas reacciones son más frecuentes tras la segunda dosis y menos frecuentes a mayor edad de los vacunados.

Pfizer

La pauta de vacunación completa con la vacuna de Pfizer/Biontech es de dos dosis. La segunda dosis se administrará, como mínimo, 21 días después de la primera, pudiéndose superar este intervalo de tiempo sin perder eficacia. La máxima protección no se alcanza hasta que no hayan pasado 7 días después de la segunda dosis. Si usted ha tenido un diagnóstico de haber padecido la infección por el coronavirus (con o sin síntomas) y tiene 65 o menos años, se recomienda que solo reciba una dosis de esta vacuna. Es posible que pueda sufrir algunos efectos secundarios tales como inflamación y dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, cansancio, dolor muscular o de articulaciones, escalofríos y fiebre, náuseas, todos ellos generalmente de intensidad leve o moderada y que se resuelven pasados dos o tres días. Estas reacciones son más intensas y frecuentes tras la segunda dosis y a menor edad de los vacunados.

Astrazeneca

La pauta de vacunación completa con la vacuna de AstraZeneca es de dos dosis. La segunda dosis se administrará, como mínimo, 10-12 semanas después de la primera, pudiéndose superar este intervalo de tiempo sin perder eficacia. La máxima protección no se alcanza hasta que no hayan pasado 15 días después de la segunda dosis. Si usted ha tenido un diagnóstico de haber padecido la infección por el coronavirus (con o sin síntomas) y tiene 65 o menos años, se recomienda que solo reciba una dosis de esta vacuna. Es posible que pueda sufrir algunos efectos secundarios tales como inflamación, picor y/o dolor en el lugar de la inyección, malestar general, cansancio, escalofríos y fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular o de articulaciones, náuseas, vómitos o diarrea, todos ellos generalmente de intensidad leve o moderada y que se resuelven pasados dos o tres días. Estas reacciones son menos intensas y frecuentes a mayor edad de los vacunados.

Janssen

En general, la pauta de vacunación completa con la vacuna de Janssen es de una única dosis. La máxima protección no se alcanza hasta que no hayan pasado 14 días después de la administración de la dosis. Es posible que pueda sufrir algunos efectos secundarios tales como inflamación, picor y/o dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, dolor muscular, cansancio, náuseas y fiebre, todos ellos generalmente de intensidad leve o moderada y que se resuelven pasados dos o tres días. Estas reacciones son menos intensas y frecuentes a mayor edad de los vacunados. Se puede utilizar una dosis de paracetamol cada 6 horas durante las primeras 24 horas después de la vacunación para reducir estos efectos secundarios.

 

28 JULIO 2021. DÍA MUNDIAL CONTRA LA HEPATITIS VÍRICA

28 JULIO 2021. DÍA MUNDIAL CONTRA LA HEPATITIS VÍRICA

ELIMINEMOS LA HEPATITIS Y SUS CONTAGIOS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra cada año el 28 de julio el Día Mundial contra la Hepatitis Vírica, para impulsar a nivel mundial todas las iniciativas y estrategias contra este grupo de enfermedades. Esta fecha corresponde a la del nacimiento del doctor Baruch Samuel Blumberg, descubridor del virus de la Hepatitis B.

EMESA Prevención quiere aprovechar esta ocasión para crear conciencia contra la infección por hepatitis y para fomentar su prevención, diagnóstico y tratamiento.

Estrategia Mundial contra las Hepatitis Víricas 2016-2021. OMS

La OMS estableció la primera Estrategia Mundial del Sector de la Salud contra las Hepatitis Víricas para 2016-2021, aprobada en la 69ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2016. Se trata de una oportunidad para redoblar los esfuerzos nacionales e internacionales de lucha contra esta enfermedad e instar a los asociados y a los Estados Miembros a que presten apoyo a su aplicación.

Las principales medidas estratégicas consisten:

  • Mayor compromiso político para aumentar los programas de vacunación contra la hepatitis B.
  • Mejorar la seguridad de las inyecciones, transfusiones e intervenciones quirúrgicas.
  • “Minimizar daños» para los consumidores de drogas por vía parenteral.
  • Lograr mayor accesibilidad al diagnóstico y tratamiento de las hepatitis B y C.

Según la OMS, la ampliación del diagnóstico y del tratamiento permitirá salvar siete millones de vidas entre 2015 y 2030.

¿Qué podemos hacer para prevenir las hepatitis víricas? Tanto en el trabajo como fuera de él.

    • Formación e información de trabajadores para que conozca los riesgos y cómo prevenir estas enfermedades. Y conozcan el circuito para notificar posibles exposiciones a material biológico.
    • Estar vacunado frente a la hepatitis A y B. No se dispone de vacunas contra la hepatitis C ni D. La vacunación contra el VHB también disminuye el riesgo de infección por el VHD, ya que este sólo causa síntomas en las personas que también tienen una infección por VHB. La vacuna de la VHE sólo está disponible en la actualidad en China.
    • Controlar y disminuir los tratamientos invasivos del cuerpo. Si precisas pequeñas cirugías, acupuntura, tatuajes o inyectarse Botox, etc., elige una clínica acreditada y que cuente con las normas más elementales de higiene.

 

acupuntura

 

    • Si eres trabajador sanitario (médico, enfermero, dentista, protésico, etc., utilizar los EPIs recomendados.
    • Realización de pruebas diagnósticas en campañas preventivas.
    • Administrar inmunoglobulinas tras exposición al virus en los casos de no respondedores o no vacunados.
    • Potabilidad del agua para evitar infecciones por VHA. Especial cuidado en caso de viajes a países en vías de desarrollo evitando consumir alimentos crudos o que no puedan ser pelados y beber agua embotellada.
    • Lavarse cuidadosamente las manos con agua y jabón antes de comer o manipular alimentos para evitar la infección y transmisión de VHA.
    • Lavado de manos frecuente en trabajos que requieran cambiar pañales o contacto con niños.
    • No compartir objetos que puedan contener restos de sangre (maquinillas de afeitar, agujas, etc.).
    • Usar métodos de barrera en las relaciones sexuales.

métodos anticonceptivos

 

    • Comunicar cualquier exposición a material biológico de manera inmediata a su Servicio de Prevención de Riesgos Laborales (SPRL) para valoración de actitud a seguir.
    • Realizar la Vigilancia de la salud de trabajadores susceptibles y valorar su estado inmunológico y vacunaciones frente a estos agentes.
    • Si se es portador, comunicar inmediatamente a su SPRL en el caso de cualquier accidente biológico que en la que haya habido contacto con sangre, mucosas o piel no intacta de terceras personas.

 

DEBEMOS MINIMIZAR LA PRESENCIA DE ACRILAMIDA EN LOS ALIMENTOS POR SER GENOTÓXICA Y CANCERÍGENA

DEBEMOS MINIMIZAR LA PRESENCIA DE ACRILAMIDA EN LOS ALIMENTOS POR SER GENOTÓXICA Y CANCERÍGENA

Desde EMESA Prevención queremos alertar de una toxicidad que se produce en los alimentos ricos en hidratos de carbono cuando han sido mal cocinados, al aparecer un compuesto orgánico de bajo peso molecular y muy soluble en el agua, denominado acrilamida.

Principalmente ocurre en cereales y patatas al freírlos, hornearlos o tostarlos en exceso con temperaturas altas (100/120 grados), aunque puede ocurrir a temperaturas más bajas y en ambientes de baja humedad. También da aroma y color característico a los alimentos de origen vegetal cocinados. Principalmente la encontramos en croquetas, empanadillas, alimentos empanados, galletas, cereales para el desayuno, pan tostado, productos de bollería, café tostado, patatas fritas, etc.

Se produce la denominada “Reacción de Maillard” en la que ciertos aminoácidos (asparagina) y azúcares reductores (glucosa, fructosa, etc.) reaccionan químicamente entre sí. Técnicamente es una glucosilación o glicación no enzimática de las proteínas naturales en los alimentos, por lo que es imposible evitar por completo la acrilamida, pero sí debemos controlarla dentro de límites seguros.

Algunos productos resultantes en la tercera fase de la reacción de Maillard son potencialmente tóxicos, como las melanoidinas (a altas concentraciones) y las pirazinas que poseen capacidad mutagénica en ciertas condiciones de temperatura, al contribuir a la producción de otras sustancias tóxicas cancerígenas, como son las nitrosaminas.

La Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) ha catalogado a la acrilamida como “un probable cancerígeno para los humanos”, que junto a los estudios evaluados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyen el potencial genotóxico y cancerígeno de la acrilamida y su metabolito la glicidamida.

El nuevo Reglamento (UE) 2017/2158 de la Comisión, de 20 de noviembre de 2017 indica que las medidas de mitigación se hacen OBLIGATORIAS para los operadores de empresas alimentarias, incluyendo, entre otras, industria, catering y restauración,

semaforo de la acrilamida en alimentos

 

En la industria alimentaria se utilizan medidas de mitigación, que consisten en una serie de procedimientos basados en los conocimientos científicos y técnicos actuales, que se deben aplicar en la producción de alimentos a nivel industrial o en restauración para mantener los valores de acrilamida por debajo de los niveles de referencia establecidos en el Reglamento (UE) 2017/2158. Se utilizan en los alimentos que pueden generar acrilamida durante su procesado, para reducir la exposición a este contaminante en un porcentaje estimado de un 10- 15%.

productos mal procesados con posible acrilamida

 

Efectos de la acrilamida

  • Tras su consumo, el cuerpo absorbe la acrilamida, se distribuye por todo el organismo y al metabolizarse se genera la glicidamida.
  • Según investigaciones en animales la glicidamida propicia el desarrollo de mutaciones genéticas y tumores en glándulas mamarias, testículos y glándulas tiroides en ratas, aunque también pueden aparecer en pulmones, ovarios, piel y estómago.
  • En los seres humanos, “la exposición a la acrilamida puede provocar efectos nocivos en:
    • El sistema nervioso (incluyendo la parálisis de los cuartos traseros)”. En algunos estudios se aprecia que la exposición de los trabajadores a la acrilamida en el lugar de trabajo, muestran un riesgo aumentado de padecer irregularidades en el sistema nervioso.
    • En el desarrollo pre y postnatal. Existe una relación inversa entre la exposición a la acrilamida y el peso al nacer y otros marcadores de crecimiento fetal.
    • Puede existir un riesgo de desarrollo de cáncer (en el riñón, el endometrio y los ovarios)
    • Alteraciones cancerígenas y genotóxicas en el sistema reproductivo

 

Aunque no hay unas cifras concluyentes se establece un Límite mínimo de confianza para la dosis de referencia (BMDL10).

  1. Para los tumores, los expertos seleccionaron un BMDL10de 0,17 mg/kg de peso corporal/día.
  2. Para otros efectos, los cambios neurológicos más relevantes que se observaron fueron aquellos con un BMDL10de 0,43 mg/kg de peso corporal/día.

 

Para más información, pinchar en los siguientes enlaces:

MEDICINA Y ENFERMERÍA DEL TRABAJO

MEDICINA Y ENFERMERÍA DEL TRABAJO

LA FALTA DE ESPECIALISTAS EN MEDICINA Y ENFERMERÍA DEL TRABAJO EN SITUACIÓN CRÍTICA CON TENDENCIA MUY NEGATIVA.

El 9 de abril de 2019, escribíamos en este Blog el artículo CUANDO EL SISTEMA BUROCRÁTICO VA MAS LENTO QUE LA REALIDAD, alertando sobre la falta de especialistas en Medicina y Enfermería del Trabajo.

Dos años después EMESA PREVENCIÓN, cómo Servicio de Prevención Ajeno de Riesgos Laborales, analiza la falta de especialistas de Medicina del Trabajo y Enfermería del Trabajo. Queremos compartir hoy nuestra preocupación ya que estamos peor que entonces y sin horizonte de mejora a la vista.

Una falta de especialistas que se refleja en las estadísticas realizadas por el Consejo General de Colegios de Enfermería y por el Consejo General de Colegios Médicos y que ASPA como Asociación de Servicios de Prevención Ajenos difunde entre sus asociados.

Según dichos datos existen actualmente 7.966 enfermeros del trabajo, que han accedido a la titulación por diferentes vías que hoy no existe nada más que una: La Vía EIR y que en los últimos diez años ha formado 275 especialistas en enfermería del trabajo. Cifra ridícula comparada con las necesidades, que alguien establece en más de 10.000.

Por otras vías hoy no operativas hay 2.132 que acreditaron ejercicio profesional y una prueba de evaluación; 5.708 que se formaron por la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, delegando sus funciones a las Autonomías, bajo un paraguas garantista de Universidades Locales. Vía abandonada por la miopía de los políticos de turno, al no renovar los Convenios Docentes y 9 especialistas a través de la Comisión Nacional de la Especialidad.

 

revisión oftalmológica

 

Respecto a los Médicos del Trabajo, las cifras a marzo 2021 son muy malas con tendencia a peor: Hay actualmente en activo 6.002 Médicos del Trabajo, de los que en los próximos 10 años el 73% (4.390) de estos especialistas estarán en edad de jubilación. Actualmente el 30% (1.798) están ya en edad de jubilación y el 14% tienen más de 70 años.

El número de médicos que puede estimarse que han realizado la formación vía MIR desde su aparición, en el año 2004 es el 9,61% (577).

Hemos de tener en cuenta los sanitarios que tienen más de una especialidad y no ejercen como especialistas en medicina o enfermería del trabajo, que podemos estimarlos en un 20%.

En 2031, en base a un número de trabajadores similar (19.000.000), tendríamos un déficit de cerca de 5000 especialistas.

El Real Decreto 843/2011, de 17 de junio, por el que se establecen los criterios básicos sobre la organización de recursos para desarrollar la actividad sanitaria de los Servicios de Prevención. En su artículo 4, puntos 1,2,3 indica la obligatoriedad de poseer los SPAS el número suficiente de profesionales de la medicina del trabajo y enfermería del trabajo en función del número de trabajadores protegidos. Para ello establece una serie de ratios en referencia al número de trabajadores y de empresas protegidas.

 

consulta médica

 

Son las únicas especialidades dentro de la medicina y la enfermería, que son obligatorias por aplicación del Real Decreto 843/2011, de 17 de junio. Esto que a primera vista es una salvaguarda de la profesionalidad sanitaria de la vigilancia de la salud de los trabajadores, con que cuentan los Servicios de Prevención, se convierte en una trampa cuándo en el mercado laboral no hay suficientes profesionales y los sistemas MIR y EIR de formación de especialistas avanzan a un ritmo más lento que las jubilaciones que inexorablemente se producen.

Análisis y conclusión:

    • Situación actual crítica con tendencia muy negativa.
    • Se estima un déficit de enfermeros del trabajo en unos 10.000 especialistas.
    • Se estima un déficit de médicos del trabajo en unos 5.000 especialistas.
    • Abandono de la Administración con
      • Falta de políticas correctoras a corto y medio plazo.
      • Falta de ideas imaginativas para solucionar el problema a corto plazo.
    • Necesidad de establecer colaboración público-privada con el tejido empresarial para la formación dual de los profesionales.
    • Necesidad de establecer colaboración con Universidades como garantes de la formación.
    • Necesidad de actuación de las Asociaciones de SPAs, de Medicina del Trabajo y de Enfermería del Trabajo, en diversos ámbitos.
    • Como única conclusión: Urge poner remedios e ideas imaginativas por parte de nuestros políticos para solucionar el problema.