Día Mundial sin tabaco 31 de mayo de 2024

El 31 de mayo de cada año observamos el Día Mundial Sin Tabaco, que fue creado y promovido desde 1988 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales para concienciar a la sociedad de los efectos nocivos del tabaco, tanto en su consumo como en la exposición al humo del tabaco ajeno.

Recientemente el Ministerio de Sanidad ha aprobado finalmente el Plan Integral de Prevención del Tabaquismo (PIT) 2024-2027 con el aval de todas las comunidades, «muy satisfechas» por este día tan «importante» para la lucha contra el tabaco.

A la vez, en el Reino Unido endurece sus políticas antitabaco y promueve la Ley más restrictiva del mundo. La norma para prohibir el tabaco ha sido votada en la Cámara Baja de Reino Unido, pero todavía tiene que pasar por la siguiente etapa en el Parlamento, en la que puede ser objeto de enmiendas.

Reino Unido ha votado a favor del proyecto de ley sobre tabaco y vaporizadores que tipificaría como delito la venta de productos de tabaco a cualquier persona nacida después del uno de enero de 2009, es decir los niños que actualmente tiene 15 años no podrá comprar tabaco, aunque la ley que pretende entrar en vigor a partir de abril de 2025 no penalizará en sí al tabaco ni impedirá que cualquiera que pueda comprar tabaco legalmente hoy pueda hacerlo en el futuro.

Las tasas de consumo de tabaco entre la población adulta mantienen una tendencia a la baja a nivel mundial, aunque todavía hay 1250 millones de fumadores, reveló este martes el más reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las tendencias del tabaco.

El estudio, con datos hasta 2022 mostró que uno de cada cinco adultos consumía tabaco ese año, mientras que en 2000, la relación era de uno por cada tres.

De acuerdo con la OMS, 150 países están reduciendo con éxito el consumo de tabaco, con Brasil y los Países Bajos a la vanguardia.

plan antitabaco

 

Medidas del nuevo plan antitabaco aprobado por Sanidad 2024/2027

Prevenir el inicio del consumo de tabaco y productos relacionados. Sanidad ha planteado en esta línea diferentes objetivos vinculados a reducir el porcentaje de jóvenes que inician el consumo de tabaco y productos relacionados, evitar la normalización de su uso de estos en espacios públicos y en el ámbito colectivo e impulsar la sensibilización y capacitación de profesionales de la educación y de la salud, entre otros.

Para ello, el Gobierno llevará a cabo un paquete de medidas utilizando el nuevo plan antitabaco como hoja de ruta, entre ellas:

  • Regular la venta y el consumo de productos relacionados con el tabaco con y sin nicotina, como pueden ser, por ejemplo, los vapers o cigarrillos electrónicos. Además, se buscará equiparar la legislación de estos productos con la del tabaco tradicional.
  • Promover la creación de una nueva figura impositiva que establezca un gravamen específico para los cigarrillos electrónicos con nicotina.
  • Incrementar el precio de los cigarrillos y similares a través de medidas fiscales consistentes en el aumento de los tipos impositivos de los productos incluidos en el ámbito objetivo del Impuesto sobre las Labores del Tabaco.
  • Implantar el empaquetado genérico de cigarrillos y prohibir los aditivos que confieran aromas al tabaco y a los productos relacionados.

Abandono del tabaquismo

Fomentar el abandono del tabaquismo y facilitar ayudas para dejar de fumar. El nuevo plan antitabaco ha marcado en este ámbito metas como favorecer la intervención a la persona fumadora en todos los niveles asistenciales y activos comunitarios o el desarrollo de actuaciones para colectivos vulnerables y de especial interés. En este aspecto, se prevé desarrollar medidas como:

  • Incluir en la Cartera de Servicios común del Sistema Nacional de Salud (SNS) la intervención en tabaquismo en el ámbito hospitalario y modificar los criterios de inclusión de las personas fumadoras en el programa de cesación del tabaquismo con fármacos financiados.
  • Difundir material informativo de ayuda para dejar de fumar, especialmente en colectivos vulnerables y grupos de interés identificados.

Reducir la exposición a las emisiones del tabaco y productos relacionados. La iniciativa aprobada plantea el impulso de medidas para modificar y promover el cumplimiento de la ley en espacios sin humo y sensibilizar sobre los riesgos de exponerse al humo de tabaco y relacionados. Entre sus medidas, el nuevo plan antitabaco propone:

  • La ampliación de los espacios sin humo de tabaco y sin aerosoles de cigarrillos electrónicos y productos relacionados en determinados espacios de uso público o colectivo, especialmente aquellos con presencia de personas menores de edad. Además, se prevé prohibir los dispositivos relacionados con el tabaco de un solo uso.
  • Incrementar la inspección y las actividades de seguimiento para el cumplimiento de la legislación en espacios sin humo, principalmente en lugares de especial protección, como centros sanitarios, educativos y sociales.

Promover la investigación aplicada y la monitorización para controlar el tabaquismo. En este aspecto, el nuevo plan busca esencialmente potenciar la investigación sobre epidemiología, prevención y tratamiento del tabaquismo y sus enfermedades asociadas. Además, prevé fomentar el estudio sobre otros efectos perjudiciales del tabaco en la población y el medioambiente.

  • Para ello, el Gobierno propone diferentes estrategias de colaboración con entidades sanitarias e investigar sobre los efectos del tabaquismo.

Potenciar la coordinación y el establecimiento de alianzas. Esta línea del nuevo plan antitabaco tiene como objetivo fomentar la coordinación institucional, internacional y social en este ámbito. Entre sus medidas destacan:

  • Colaborar con el sector hostelero para favorecer el cumplimiento de las normas antitabaco.